2.500 niños están bloqueados en la frontera de Grecia con Macedonia

1 de marzo de 2016. En respuesta a las nuevas restricciones impuestas en los Balcanes y que han dejado al menos a 2.500 niños refugiados bloqueados, el jefe del equipo de Save the Children en la zona, Goran Bilic, afirma: “Con las fronteras cerradas a los afganos y a la mayoría de nacionalidades, un número cada vez mayor de niños están bloqueados en un limbo y abandonados a su suerte. Los refugiados se están viendo forzados a elegir entre gastar lo poco que tienen para comprar comida o dárselo a los traficantes para seguir con el viaje”.

En muchos casos estos niños tienen una familia que les está esperando en cualquier otro lugar de Europa, pero con el retraso que suponen los procesos de reunificación familiar formales en la Unión Europea, los niños están optando por emprender su propio viaje de forma ilegal, con la ayuda de traficantes que esperan en los alrededores de los campos.

La falta de capacidad para identificar a los niños solos y vulnerables que llegan a Grecia y viajan a través de Macedonia, Serbia, Croacia y otros países de tránsito sin ningún tipo de cuidado ni servicio que vele por su seguridad o bienestar pone a estos niños en grave riesgo de sufrir abusos, ser explotados o caer en manos de las redes de trata de personas.

Los gobiernos europeos parecen estar más interesados en proteger sus fronteras que en proteger a la gente. Los niños y sus familias llegan buscando protección internacional y la respuesta de Europa es darles con la puerta en las narices y construir muros y vallas para impedirles entrar. Las políticas actuales están vulnerando la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados  y los tratados internacionales sobre derechos humanos, ratificados por los países europeos y de los que históricamente han presumido. Las escenas de caos y confusión que estamos viendo a lo largo de toda la ruta son un indicador de lo que está por venir si los gobiernos continúan con sus medidas de disuasión y exclusión.

Esta crisis solo se podrá mitigar cuando los gobiernos europeos pongan fin a las políticas de admisión selectivas en sus fronteras. La gente que huye de la violencia tiene derecho legal a un proceso de asilo basado en necesidades, no en nacionalidades. Los gobiernos necesitan con urgencia priorizar la asistencia a aquellos que no pueden continuar con sus viajes. La Unión Europea tiene que apoyar a Grecia en sus esfuerzos para satisfacer las necesidades de la gente que se encuentra en tránsito y aquellos que solicitan asilo, en lugar de usar al país heleno como cabeza de turco en lo que se está convirtiendo en un desastre humanitario.

Notas a los editores:

  • Más de 7.000 personas, entre ellas al menos 2.500 niños, se encuentran bloqueadas en el campo de tránsito de Idomeni, en la frontera de Grecia con Macedonia.
  • Las familias con niños de a veces pocas semanas de vida llevan días bloqueadas en la frontera de Macedonia. El lunes pasado, 11 niños y 16 adultos de distintas nacionalidades quedaron atrapados en las vallas de la frontera por la noche, sin comida, agua ni refugio durante al menos 15 horas. Otros refugiados atravesaron la valla en un intento de llegar a Macedonia.
  • En el campo de Idomeni, que fue construido para alojar a 1.200 personas, miles de familias están durmiendo en mantas sobre el barro alrededor del campo y queman plásticos, ropas y basura para mantenerse calientes durante la noche. Los baños portátiles están saturados y las agencias humanitarias están teniendo problemas para entregar ayuda para todo el mundo. La mayoría de organizaciones y grupos de voluntarios están operando durante la noche mientras continúa la llegada de gente exhausta y que necesita agua, comida y un sitio para dormir.
  • Durante los últimos 10 días Serbia ha cerrado oficialmente su frontera con Bulgaria y el Ministerio de Bienestar Social comunicó que la ruta desde Macedonia es la única legal para llegar al país. Hungría cerró tres rutas de tren que comunican con Croacia para evitar que devuelvan migrantes desde allí. Austria está fortaleciendo sus fronteras e introduciendo 12 nuevos checkpoints a lo largo de las fronteras con los países vecinos. El 24 de febrero, Alemania fletó un avión para deportar a 125 afganos de vuelta a Kabul, en un intento de disuadir a otros de que vayan al país germano.
  • Casi 12.000 personas están bloqueadas a lo largo de Grecia, las barcas continúan llegando a las islas con una media de 1.500-2.000 personas al día. El jueves, dos hombres que no podían irse de  Grecia intentaron suicidarse en la plaza principal de Atenas y un grupo de afganos está en huelga de hambre protestando contra las políticas discriminatorias de Europa.
  • El Gobierno griego estima que unas 70.000 personas podrían quedarse bloqueadas en Grecia como resultado de las restricciones en las fronteras de todos los países de tránsito y destino. Grecia está considerando  contar con la ayuda del ejército para manejar la situación.
  • Los refugiados, entre ellos muchos niños, están bloqueados en centros de recepción griegos y en el puerto de Atenas en condiciones infrahumanas. También en carreteras que llevan a las fronteras, sin comida, refugio ni servicios sanitarios básicos. Los traficantes se están aprovechando de la falta de información, la frustración y la confusión de la gente y les ofrecen rutas alternativas rápidas, pero muy peligrosas.
  • El sistema de asilo en Grecia es débil y los programas de integración son  muy limitados como resultado de un sistema social de bienestar debilitado tras la crisis económica.
  • La semana pasada en Serbia los equipos de Save the Children se encontraron con niños no acompañados que venían del norte de África intentando cruzar a Croacia tras múltiples intentos fallidos.
  • En la frontera croata, un grupo de afganos saltó de un autobús cuando se dieron cuenta de que les llevaba de vuelta a Macedonia. Unas 200 personas intentaron llegar a Croacia a pie.

Registro de periodistas

Quiero registrarme y recibir las Notas de Prensa de Save the Children
Si ya tienes una cuenta en la web, por favor inicia sesión desde aquí.

Contacto de prensa

91 513 05 00 prensa@savethechildren.org

Susana Hidalgo, Responsable de Comunicación 
618 913 946 susana.hidalgo@savethechildren.org

Manuel Sobrino, Comunicación
629 48 23 04 manuel.sobrino@savethechildren.org

Alicia Ibarra, Comunicación
682 90 15 83 alicia.ibarra@savethechildren.org

Arantxa García, Comunicación
682 90 15 83 arantxa.garcia@savethechildren.org