El 43% de los niños más pobres abandona prematuramente sus estudios

INFORME COMPLETO: https://www.savethechildren.es/sites/default/files/imce/docs/necesita-mejorar-fracaso-escolar-savethechildren.pdf  

TV - ENTREVISTA Y RECURSOS DE VERÓNICA, MADRE SOLA CON TRES HIJOS: https://we.tl/1TsK0GpPsG 

FOTOS DE VERÓNICA Y SUS HIJOS (Pablo Blázquez/Save the Children): https://we.tl/PNvYHnJJpD 

Save the Children denuncia que el actual sistema educativo no da las mismas oportunidades a todos los niños y acentúa las desigualdades sociales. La ONG reclama más inversión y becas; educación asegurada en la franja de edad de 0 a 3 años para los niños más vulnerables y medidas contra la segregación escolar atendiendo a la diversidad, entre otras.

Madrid, 22 de septiembre de 2016. Este mes más de cinco millones de niños españoles vuelven a las aulas tras el verano, pero no todos lo hacen en igualdad de condiciones. Aunque la educación está garantizada para todos los niños en nuestro país, la situación personal de cada uno determina su éxito escolar y el sistema actual no tiene herramientas para borrar estas desigualdades, sino que, al contrario, las acentúa.

En su informe “Necesita mejorar. Por un sistema educativo que no deje a nadie atrás”, Save the Children denuncia que el origen socioeconómico es cada vez más determinante en el éxito escolar. En España, el 43% de los niños del 20% más pobre abandona prematuramente sus estudios. El impacto que el nivel socioeconómico tiene sobre los resultados educativos ha aumentado un 24% de 2003 a 2012, según datos de la OCDE.

“La educación es clave para reducir las desigualdades sociales y romper el ciclo de la pobreza entre padres e hijos, pero para cumplir su papel no basta con que sea accesible para todos los niños, también debe ser equitativa. Es decir, el sistema educativo debe tratar a cada alumno en función de sus necesidades -sociales, económicas o físicas- para que todos tengan las mismas oportunidades y posibilidades de éxito”, afirma Andrés Conde, director general de Save the Children.

España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de abandono escolar, lo que tiene un grave impacto no solo en el desarrollo y educación de los niños, sino en el conjunto del país. El coste de este abandono supone entre el 5,9% y el 10,7% de nuestro PIB. “Pero el fracaso escolar no significa que los niños no sean capaces de aprender, se trata una cuestión de igualdad de oportunidades que dependen del origen social, de la etnia o de si el niño tiene alguna discapacidad y es un problema fundamentalmente de justicia social”, añade Conde.

Aunque la inequidad en el sistema educativo español no es algo nuevo, en los últimos años dos factores han tenido un gran impacto sobre las tasas de fracaso escolar en los alumnos de rentas más bajas y el aumento de la inequidad en nuestro país. Por un lado, las políticas de austeridad presupuestaria, que han afectado mucho más que en otros países al sistema educativo y que en particular a las familias en peor situación socioeconómica. España invierte menos que la media europea en Educación (un 3,7% frente a un 4,6%) y el gasto de las familias ha aumentado en un 28,8% entre 2008 y 2015. Por otro lado, la aprobación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que a medio y largo plazo puede tener un grave impacto en el aumento de la segregación educativa y en la rigidez del currículum y evaluación, dificultando la atención a la diversidad.

Susana tiene tres hijos y no tiene trabajo estable. Con su escaso sueldo los saca adelante como puede, pero los gastos relacionados con la educación suponen para ella una auténtica carga. Es un ejemplo de la falta de equidad educativa en nuestro país. “Mis hijos han tenido que empezar el curso sin algunos libros porque los de segunda mano que nos da el colegio llegan siempre con retraso. La dueña de la papelería ha tenido que fiarme para pagar los cuadernos. Mis hijos me transmiten, sin darse cuenta, que se sienten inferiores por usar materiales usados, viejos o pintados”, explica Susana.

Save the Children demanda un Pacto de Estado por la Educación, que sea equitativo e incluya nueve principios para no dejar a ningún niño atrás:

  1. Un sistema plenamente financiado y rico en becas. España dedica a Educación menos que otros países del entorno y su sistema de becas está infradotado. Las becas para material escolar y libros han pasado de 925.080 en 2010-2011 a apenas 63.501 en 2013-2014. El gasto público en Educación debe igualarse a la media de la OCDE.
  2. Profesorado de calidad y suficiente para trabajar en entornos vulnerables. Entre 2009-2010 y 2013-2014 el alumnado en centros públicos aumentó un 7,09% y el profesorado se redujo en un 2,91%. Los recortes han afectado especialmente a los perfiles de apoyo (psicólogos, orientadores…). Además, la rotación docente es una constante en los centros más afectados por la segregación o entornos complicados.
  3. Educación de 0 a 3 para la infancia más vulnerable. La educación infantil neutraliza las diferencias sociales, pero faltan plazas públicas y a veces se deja fuera a quien más lo necesita. En 2015, solo el 31% de los niños más pobres estaba matriculado en educación infantil, mientras que el porcentaje de los niños de renta más alta matriculados era del 56%.
  4. Acceso a actividades extraescolares de calidad para los niños en situación de pobreza. En España la mayoría de los costes de las actividades extraescolares los cubren las familias y para muchas es imposible. La diferencia de acceso a actividades extraescolares entre las rentas más bajas y las más altas es de hasta 30 puntos.
  5. Sin segregación escolar. El alumnado procedente de entornos económicamente desfavorecidos tiende a concentrarse en las mismas escuelas y esto afecta negativamente a su rendimiento educativo. En España existe segregación entre la escuela pública y la concertada debido a las tasas o a los criterios de puntuación que discriminan a algunos colectivos.
  6. Sin estratificación escolar. La estratificación escolar durante la etapa obligatoria que incorporó la LOMCE hace que los niños con más dificultades puedan acabar en una opción educativa de menor valor, determinando su futuro desde muy jóvenes. 
  7. Atención a la diversidad y medidas para el alumnado con problemas desde las primeras fases de la infancia. El alumnado de nivel socioeconómico bajo tiene cuatro veces más posibilidades de repetir curso en un país que triplica la media de la OCDE de tasa de repetición. Identificar las dificultades de aprendizaje en las primeras etapas de la infancia incrementa la capacidad cognitiva y previene el fracaso escolar.
  8. Educación postobligatoria en formación profesional de calidad. Son muchos más los estudiantes que se matriculan en bachille­rato que quienes se decantan por cursar un ciclo formativo de grado medio (CFGM); la diferencia es casi de 20 puntos: 64,4% frente a un 43,6%. Entre la diversidad de motivos destacan la insuficiente expansión de la oferta pública de CFGM, sobre todo en algunas comunidades, el escaso sistema de becas para este nivel educativo o el todavía menor prestigio y reconocimiento social de esta vía forma­tiva.
  9. Segundas oportunidades de calidad para aquellos que quieren volver. En España la principal vía para el reenganche educativo es una vía muerta que no permite continuar estudiando y ofrece unos resultados muy pobres y las escuelas de segunda oportunidad no están reconocidas oficialmente dentro del sistema educativo.

Sobre Save the Children

Save the Children es la organización independiente líder en la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. Trabaja en más de 120 países salvando vidas, proporcionando seguridad y protección a los niños y las niñas y defendiendo sus derechos en el marco de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas.

En España trabaja desde hace más de 20 años con programas de atención a los niños más vulnerables, centrados en la infancia en riesgo de pobreza o exclusión social. A través de sus programas en España, proporcionan una atención integral a los niños y sus familias para que la situación económica o de exclusión social en la que viven los niños no les impida disfrutar plenamente de sus derechos y puedan alcanzar el máximo de sus capacidades.

Press contact

Contacto de prensa

91 513 05 00 prensa@savethechildren.org

Susana Hidalgo, Responsable de Comunicación 
618 913 946  susana.hidalgo@savethechildren.org

Manuel Sobrino, Comunicación
629 48 23 04  manuel.sobrino@savethechildren.org

Alicia Ibarra, Comunicación
682 90 15 83  alicia.ibarra@savethechildren.org

Beatriz Tejada, Comunicación
660 75 39 82  beatriz.tejada@savethechildren.org