Nunca más: acabemos con el hambre extrema

Desde junio, la región se enfrenta a la peor sequía de los últimos 60 años. Más de 250.000 personas se enfrentan a la muerte como consecuencia del hambre y millones más están en riesgo en toda la región.

La crisis en el Cuerno de África se podía haber evitado. Esta crisis debe ser una llamada de atención para que los gobiernos de la región y la comunidad internacional aborden los problemas que hacen que las personas sean vulnerables al hambre.

Tratemos de evitar que una crisis así se vuelva a repetir.

También puedes colaborar vía paypal:
Otras formas de Colaborar


Últimas Noticias

07/05/2013 - Somalia, una crisis humanitaria que se mantiene

05/07/2012 - Un año después de la crisis de Cuerno de África Somalia se enfrenta a una nueva emergencia

18/01/2012 - La crisis en el Cuerno de África: un retraso peligroso

23/12/2011 - Compromiso contra el hambre extrema

08/11/2011 - Nunca más: acabemos con el hambre extrema

Nuestros Blogs

30/11/2011 - Historias de reencuentros en Etiopía

04/11/2011 - Testimonios difíciles de asimilar

19/10/2011 - La tercera calamidad: llega la lluvia a Mogadiscio

14/10/2011 - En Mogadiscio

27/09/2011 - Desde Somalia, buscar los caminos para ir a la escuela

29/08/2011 - Etiopía: "La gente no se va a creer que existe un lugar así en la tierra"

23/08/2011 - Sentirse seguro dentro de un campo de refugiados

La crisis del Cuerno de África y la alarma en el Sahel debe ser una llamada de atención para que los gobiernos de la región y la comunidad internacional aborden, como primera medida, los problemas que hacen que las personas sean vulnerables al hambre. La falta de alimentos se puede evitar.

Esta crisis debe suponer una apuesta del Gobierno y Parlamento Español, junto a la comunidad internacional, para solucionar los problemas que hacen a millones de personas vulnerables al hambre.

  NosotrosNuestro TrabajoActualidadColaboraNuestros Documentos

    Aviso Legal y Política de Privacidad | Política de Cookies
     
    Uso de cookies:
    Save the Children utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.