Image
Historias para no dormir - Lesbos

no a la guerra
contra la infancia

160.595 personas ya han firmado.

Nunca en los últimos 20 años ha habido tantos niños y niñas viviendo en áreas afectadas por guerras. Cada tres horas, el número de niños y niñas en zonas de conflicto aumenta en más de 10.000. En países como Yemen, Siria, Sudán del Sur o Afganistán las escuelas y otros lugares que deberían ser espacios de protección y desarrollo de la infancia son bombardeados y reducidos a escombros cada día. 

El 72 % de las muertes y lesiones de niños y niñas en las zonas de guerra más mortíferas a nivel mundial se deben a atentados suicidas, minas terrestres, municiones sin detonar, ataques aéreos y otros tipos de explosivo. 

Además de las consecuencias físicas de las armas explosivas, el bienestar de estos niños y niñas se ve agravado por un profundo impacto psicológico que sufren cada día por culpa de esta guerra contra la infancia. 


El verdadero terror es la realidad de estos niños y niñas.

"Historias para no dormir – Reality" es un corto de terror y, al mismo tiempo, es una denuncia del sufrimiento de los niños y niñas que viven en países en guerra. Con este proyecto, queremos involucrar al espectador en la defensa de la infancia que sufre las bombas y los disparos en primera línea.

El cortometraje está protagonizado por Dani Rovira y Lydia Bosch, y en él se recrea el escenario original de Historias para no dormir, incluyendo una introducción de Carlos Latre haciendo de Chicho Ibáñez Serrador, recientemente fallecido. El film está dirigido por Alejandro Ibáñez, hijo de Chicho, que ha querido homenajear la labor de su padre a través de este proyecto solidario.

Esta es la petición que vas a firmar

 

Estimado Ministro de Asuntos Exteriores,

Naciones Unidas ha constatado y denunciado que, sólo durante 2017, más de 25.000 niños y niñas han sido víctimas de violaciones generalizadas, asesinatos, mutilaciones, reclutamiento y del bloqueo de la ayuda humanitaria en los conflictos armados. Esta cifra se ha triplicado desde el año 2010 llegando al dato más alto de la historia.

Escuelas, hospitales y otras infraestructuras civiles están siendo destruidas en ataques con armas explosivas. Según nuestros datos, solo en Yemen una de cada cinco escuelas ha sido destruidas por el conflicto y más de 85.000 niños y niñas han muerto de hambre desde que se intensificó el conflicto.

Mientras España juega un papel positivo a nivel global para la protección de la infancia en los conflictos armados, no deja de exportar armas a Arabia Saudí, pese a las graves violaciones del derecho internacional que la coalición liderada por este país está cometiendo en Yemen. Según datos del SIPRI, en 2015 España se situaba como tercer mayor exportador de armamento a Arabia Saudí, solo por detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Por ello le pedimos que:

  • Asegure que los niños y sus familias tengan acceso a ayuda humanitaria, pidiendo a las partes en conflicto que permitan el acceso de los actores humanitarios y que se levante el bloqueo de facto que impide la llegada de productos de primera necesidad a la población civil.
  • Asegure que los niños y sus familias están protegidos, suspendiendo de forma inmediata las transferencias de armas a cualquier parte en el conflicto.
  • Pida que todos los perpetradores de violaciones del derecho internacional rindan cuentas, apoyando investigaciones internacionales independientes sobre las violaciones cometidas por todas las partes en el conflicto y pidiendo a todas las partes que respeten el derecho internacional.
  • Incremente de manera significativa el apoyo financiero de España a la respuesta humanitaria en países en conflicto priorizando las intervenciones en materia de educación y protección de la infancia.