Image
2017_violencia_mingo_venero-06.jpg

firma por una ley
contra el abuso sexual

527.225 personas ya han firmado.

Ayúdanos a acabar con el abuso sexual infantil

Los abusos sexuales son una de las peores formas de violencia que existe contra la infancia. El simple hecho de que un adulto engañe a un niño para acercarse a él con un objetivo sexual es algo terrible. Sin embargo, entre un 10 y un 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en la infancia. 

Lo peor no es la cifra de niños y niñas que han sido víctimas de abusos sexuales, sino que esa cifra solo es la punta del iceberg. Se estima que solo el 15% de los casos de abusos son denunciados y, generalmente, con un final bastante amargo. En el último año del que se tienen datos, hubo 4.211 denuncias por abusos sexuales.

El anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia está a punto de ser aprobado, pero no es suficiente. Hasta su entrada en vigor todavía ha de pasar por su tramitación parlamentaria, lo que puede demorarse meses o años. No podemos bajar la intensidad, es imprescindible que todos los grupos políticos sienten la presión social que lleve a que sea prioritaria.

Protegiendo a los niños y niñas de los abusos sexuales

Es urgente proteger a los niños y niñas de todos los tipos de violencia a través de la prevención y la sensibilización y poner al servicio de la infancia víctima de violencia mecanismos de denuncia y reparación de los daños ocasionados. Solo de esta forma conseguiremos que la situación de miles de niños y niñas cambie.

Por eso en Save the Children pedimos a todos los partidos políticos a que se comprometan a que la Ley Orgánica de Protección a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia sea tramitada con la mayor brevedad para no demorar más su entrada en vigor. Esta ley garantizará que existan medidas concretas que ayuden a prevenir, detectar y denunciar los abusos sexuales:

  • Que aumente la prescripción de los delitos cometidos hacia menores de edad, que pasará a empezar a contar desde que la víctima cumpla los 30 años en lugar de que sea a partir de que alcance la mayoría de edad.
  • Que se garantice la educación afectivo sexual en la enseñanza reglada y desde edades tempranas.
  • Que se incluya la formación sobre violencia y protección de la infancia en los currículums formativos de maestros, profesores y directores de centros educativos y se dote a todos los colegios de un protocolo de detección y gestión de casos de violencia contra la infancia.
  • Que se cree una Fiscalía específica de violencia contra la infancia y juzgados de instrucción especializados en este tipo de violencia.
  • Que se dé prioridad a la tramitación de los procedimientos de abusos a menores y se incluya formación específica a todos los profesionales involucrados en el proceso.
  • Que se fortalezcan y amplíen los recursos autonómicos de tratamiento y atención especializados y sean públicos y gratuitos.