Pongamos fin a los abusos sexuales a niños y niñas

Los abusos sexuales son una de las peores formas de violencia que existe contra la infancia. El simple hecho de que un adulto engañe a un niño para acercarse a él con un objetivo sexual es algo terrible. Sin embargo, entre un 10 y un 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en la infancia. 

Lo peor no es la cifra de niños y niñas que han sido víctimas de abusos sexuales, sino que esa cifra solo es la punta del iceberg. Se estima que solo el 15% de los casos de abusos son denunciados y, generalmente, con un final bastante amargo. 

 

Protegiendo a los niños y niñas de los abusos sexuales

Es urgente proteger a los niños y niñas de todos los tipos de violencia a través de la prevención y la sensibilización y poner al servicio de la infancia víctima de violencia mecanismos de denuncia y reparación de los daños ocasionados. Solo de esta forma conseguiremos que la situación de miles de niños y niñas cambie.

Con el adelanto de elecciones, resulta imposible que la Ley se apruebe en esta legislatura.

Desde Save the Children pedimos:

  • a todos los partidos que se comprometan a que la Ley de Violencia sea la primera que se tramite en la nueva legislatura, gobierne quien gobierne.
  • Que desde el Gobierno o desde el Congreso, se comprometan a continuar con el trabajo realizado hasta ahora por los gobiernos previos y la sociedad civil en esta ley para dar una respuesta urgente a las víctimas de la violencia contra la infancia en nuestro país. Es urgente que existan medidas específicas que protejan a los niños y niñas de los abusos sexuales, por eso te pedimos que firmes nuestra petición.

Debemos seguir luchando para que los niños, niñas y adolescentes de nuestro país estén realmente protegidos frente a la violencia.

Si tú también apoyas estas medidas, firma nuestra petición.

49.762 personas ya han firmado.
Quiero firmar

FIRMA NUESTRA PETICIÓN

Únete, firma nuestra petición

49.762 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 60.000.
Nueve dígitos. No utilices espacios