200.000 niños necesitan urgentemente refugio en la región del Kurdistán iraquí

26 Agosto 2014

Las comunidades que están acogiendo a los desplazados en Irak se encuentran al límite, algunos pueblos han triplicado su tamaño y las personas que han huido de la violencia viven en condiciones deplorables.

Naciones Unidas estima que de los 1,45 millones de personas desplazadas en Irak este año, casi 400.000 están viviendo en escuelas, parques o edificios abandonados en la región del Kurdistán y necesitan refugio urgentemente. De ellas unos 200.000 son niños.

En la ciudad de Sharya, en el oeste del Kurdistán, la población ha aumentado de 13.500 personas hace unas semanas a más de 40.000.

En zonas de Suleimanyah, la búsqueda de refugio también es desesperada. Nuestro personal ha visitado una casa de campo con dos habitaciones en las afueras de la ciudad, donde viven más de 40 personas. Muchas duermen en el tejado porque no hay espacio dentro, tienen electricidad de forma intermitente y se han quedado sin combustible para cocinar.

Aunque estamos agradecidos de estar en esta casa, las condiciones son muy malas. Pensamos mucho en los familiares que no están aquí, mis sobrinos echan de menos a sus padres” 

Mahir

Mahir teme que sus dos hermanos estén en manos de los militantes. Él y su familia pasaron seis días atrapados en el monte de Sinjar cuando la ciudad fue atacada por grupos armados el día 3 de agosto. Antes de huir pudieron coger bolsas de harina para hacer pan, que les duraron hasta el quinto día. Ahora vuelven a tener problemas para encontrar comida.

Podríamos haber muerto si no hubiéramos cogido la harina, el último día no teníamos nada que comer. Pero de nuevo estamos luchando por sobrevivir. Dormimos en esterillas muy finas en el tejado, no tenemos almohadas ni mantas. Tenemos una estufa muy pequeña para ocho familias. No tenemos agua suficiente, ni comida, ni gas ni combustible”.

En Save the Children hemos distribuido paquetes de comida para 2.500 personas en Suleimanyah, con arroz, lentejas, pasta de tomate, aceite para cocinar y té. También hemos repartido kits para dormir y para refugio a más de 6.600 personas.

Hay una necesidad urgente de comida y refugio. Muchas familias están pasando hambre, son familias que han dejado sus casas temiendo por su vida sin nada más que la ropa que llevaban puesta.

Más de 2.000 escuelas en Irak están acogiendo a 52.000 personas, retrasando el comienzo de curso hasta por lo menos octubre. Las comunidades de acogida están luchando por hacer frente a la gran afluencia de personas y los recursos están al límite. Y recordemos que Irak ya está acogiendo a más de 200.000 refugiados sirios que huyeron de la guerra al otro lado de la frontera.

Save the Children ha atendido a más de 125.000 desplazados en Irak este año.