Alek tiene doce años y cuando acabe el colegio quiere ser profesora

23 Abril 2015

El conflicto se inició en Juba el 15 de diciembre de 2013 y se extendió a muchas otras partes del país, desplazando a  casi 470.000 personas. Supuso además la muerte de un número desconocido de personas. 67.000 personas están refugiadas en las bases de la ONU en Juba, Bor, Malakal y Bentiu, y decenas de miles más se han dispersado en las comunidades de acogida o en el monte.

Alrededor de 84.000 personas se encuentran en Awerial, después de haber cruzado el Nilo para escapar del conflicto en Bor, y muchas otras más llegan en barco a diario. A la mayoría de la gente les han robado sus pertenencias, sus casas han sido quemadas  y  han tenido que gastar todo el dinero que tenían para pagar el billete de barco a Awerial.

Alek* nació en Sudán del Sur pero ha pasado la mayor parte de su vida en Kampala – Uganda, donde ella, su hermano mayor y su hermana van a la escuela. Normalmente vive con su abuela, pero estaba visitando a su madre en Bor cuando la ciudad fue atacada. Su madre pudo trasladarse a Juba pero su familia no tiene dinero para llevar a todos los niños allí o a Kampala, por lo que su madre tiene previsto volver a Awerial para reunirse con sus hijos.

Mi nombre es Alek  y tengo 12 años. Fuimos atacados cuando estábamos en Bor, así que empezamos a correr. Es la primera vez que estoy en Bor porque normalmente vivo en Kampala donde voy a la escuela. Vine a Bor a visitar a mi madre. Mi madre está ahora en Juba y estoy aquí con mis hermanos y hermanas;  estamos viviendo con mi tío y tía. Cuando estoy en Kampala vivo con mi abuela.

Cuando nos atacaron corrimos a la zona pantanosa. Pero había enemigos allí también y la gente estaba siendo atacada en el pantano, así que llegamos en barco hasta aquí.
Vivimos en el pantano durante tres semanas. Había mucha agua así que cortamos las cañas e hicimos dos pequeñas esteras para mantener el agua fuera y ponernos sobre ellas. Cuando fuimos atacados no pudimos llevarnos nada; sólo una pequeña cantidad de harina, así que comimos eso.

Tenía mucho miedo estando allí.  Era la primera vez que oía una pistola y estaba preocupada por mi vida. Estaba allí con mi madre y mis hermanos y hermanas. Ellos también están aquí conmigo, pero mi madre fue a Juba y mi padre está muerto. Mi tío está cuidando de mí.

Esto es tan diferente de Kampala; yo nunca había conocido la violencia. Es una situación muy mala, pero ¿qué podemos hacer? La comida no es buena. Hace mucho frío por la noche y tengo miedo al dormir porque estamos en el bosque. Necesitamos agua limpia para no coger enfermedades. Mis hermanos y hermanas más pequeños están sufriendo porque el agua está sucia y no hay comida. Quiero volver a Kampala pero no tenemos dinero y todas nuestras pertenencias fueron quemadas, así que no tengo forma de regresar. Mi madre solía enviarnos dinero para la escuela pero ahora no puede. Espero que pueda venir en los próximos días si puede pagar el billete desde Juba.

*Todos los nombres han sido cambiados para proteger su identidad