Apoyamos la apertura de comedores escolares durante el verano

El verano constituye un factor de riesgo para los niños y niñas en situación de pobreza o exclusión social

13 Junio 2014

Tras la escasa acogida que ha tenido entre las Comunidades Autónomas la propuesta de la Defensora del Pueblo de que se abran los comedores escolares durante el verano, manifestamos nuestra preocupación por el bienestar de los más de 2.800.000 niños y niñas en riesgo de pobreza o exclusión social.

Consideramos que el período estival constituye un factor de riesgo para los niños y niñas en situación de pobreza o exclusión social. Por tanto, apoyamos la apertura de los comedores escolares oportunos, según las necesidades de la infancia en cada comunidad autónoma, como una medida puntual, a la espera de que, con carácter de urgencia, todas las administraciones competentes a nivel central y autonómico:

  • Realicen un estudio que analice la magnitud de los casos de malnutrición infantil en nuestro país, que permita tomar las medidas necesarias para abordar su solución.
  • Pongan en marcha un programa de detección de problemas de alimentación en colegios y centros de salud.
  • Tengan en cuenta las franjas de edad donde es más difícil detectar los casos de malnutrición, como la educación preescolar o secundaria, que en algunas comunidades no incluye comedor escolar.
  • Elaboren un plan específico para la reducción de la pobreza infantil, que cuente con un eje para la prevención y solución de la malnutrición con suficiente dotación presupuestaria.

Creemos muy importante no confundir el término malnutrición con desnutrición. La desnutrición tiene que ver con una ingesta insuficiente de alimentos. La malnutrición tiene que ver con la calidad de los alimentos, con la carencia de los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo.

Muchas familias se encuentran con problemas para proporcionar una dieta equilibrada a sus hijos e hijas. Los comedores escolares juegan un papel fundamental en este sentido. Por ello nos parece importante que las Comunidades Autónomas consideren abrir los comedores escolares durante el período estival en aquellas zonas con mayores índices de pobreza o exclusión social”

Aurea Ferreres, Responsable de Advocacy, Sensibilización y Campañas.

Para evitar la estigmatización de los niños, insistimos en que la apertura de los comedores durante el verano no puede convertirse en un servicio de comedor social, sino que debe integrar la comida dentro de una acción educativa y lúdica en el que el servicio de comedor sea un componente más.

Actualmente atendemos en España a más de 5.000 niños y niñas en riesgo de pobreza o exclusión social con programas de refuerzo escolar, actividades lúdicas, apoyo psicológico y ayudas para bienes a sus familias. Durante el verano, hemos organizado campamentos urbanos para niños de entre 4 y 12 años, que incluyen como mínimo una comida al día, en Valencia, Barcelona, Sevilla y Madrid.

Los comedores por comunidades

Según los datos que manejamos, solo Andalucía y Canarias han confirmado que mantendrán abiertos los comedores, como hicieron el año pasado por primera vez. Aragón ha anunciado que abrirá algunos comedores este verano, pero no ha concretado un plan. En Canarias el pasado año fueron 700 niños los que se beneficiaron de la apertura de los comedores escolares; para este año la estimación se eleva de 9 a 10.000 niños y niñas. En 2013 Andalucía, unos 8000 niños con 132 colegios abiertos y en Extremadura 18 centros abiertos para atender a 2500 niños y niñas.

En Cataluña, varios colegios de primaria realizarán campamentos urbanos infantiles y juveniles durante el mes de julio en los que se ofrecerá servicio de comedor y los ayuntamientos ofrecen becas a través de sus servicios sociales, con ayuda del departamento de Bienestar y Familia de la Generalitat.

Extremadura, que los abrió el año pasado, aún no ha confirmado nada respecto a este verano, aunque sí ha manifestado que considera que no es la solución más adecuada y trabaja en un plan integral contra la pobreza infantil de ocho medidas. En Castilla-La Mancha serán los ayuntamientos de Toledo y Cuenca los que se encargarán de mantenerlos abiertos y el de Guadalajara repartirá desayunos solidarios.

Madrid, La Rioja, Navarra, Castilla y León, Galicia o el País Vasco ya han descartado la apertura de los comedores en periodo vacacional. El Principado de Asturias y la Comunidad Valenciana, igual que Navarra, descartan la apertura y se decantan por ofrecer las ayudas directas a familias, aunque no se han determinado la cuantía de las mismas ni cuántos niños y niñas podrán beneficiarse de ellas.

Cantabria y Baleares estudiarán la situación y Murcia pondrá los comedores a disposición de los ayuntamientos o de las organizaciones sociales que quieran hacerse cargo de su coste.

 

Descubre más sobre nuestro programa de lucha contra la Pobreza en España.