Image

Bristol Myers Squibb colabora con Save the Children para la primera infancia

En el ámbito de su política de responsabilidad social corporativa, la compañía biofarmacéutica Bristol Myers Squib (BMS), está comprometida con el acceso a la educación de las poblaciones más vulnerables.

BMS apoya nuestro programa de atención a los niños y las niñas de 0 a 6 años para luchar contra las desigualdades desde la infancia temprana. Esta etapa es fundamental en el desarrollo infantil y permite asentar correctamente las bases cognitivas y neurológicas en ese periodo de tiempo para evitar retrasos posteriores difícilmente salvables.

Concretamente, con el apoyo de BMS, hemos podido acompañar a 47 niños y niñas y a 15 madres en el Centro de Recursos para la Infancia y la Adolescencia de Puerto Rubio (Puente de Vallecas) durante todo el curso escolar de octubre del 2020 a finales de junio del 2021. Ha sido posible gracias a un equipo compuesto de dos educadoras familiares, un coordinador familiar y una psicóloga,  

Este programa se basa en una metodología pionera de “Educación Viva” desarrollada por Save the Children que trabaja a partir de las necesidades, ritmos, deseos internos e intereses de los niños, ajustándose así a cada situación y contexto educativo concreto. Además, el modelo de intervención incorpora a las familias (en mayoría representadas por las madres) para dotarlas de capacidades que pueden replicar en sus casas.

Este programa ha dado resultados muy buenos. Por este motivo, Save the Children ha marcado en sus prioridades estratégicas, no solamente seguir sus intervenciones a partir del próximo curso escolar en el distrito de Puente de Vallecas sino también seguir creciendo en otras comunidades autónomas.

Para llegar a más niños y niñas y acompañar a las familias que más lo necesitan, necesitamos poder contar con el apoyo de empresas comprometidas como BMS.