Campaña contra el “criadazgo” infantil en Paraguay

12 Junio 2013

Bien me siento a veces, y a veces lloro porque me quiero ir a mi casa, les extraño mucho. Nadie me ve llorar, en mi pieza nomás yo lloro, ellos no me ven nada. Desde que vine una sola vez le vi a mi mamá, ella vino y se quedó a dormir y después se fue otra vez a la mañana y nunca más le vi. No puedo ir a visitarles porque no me acuerdo más el camino. Si es que me voy, ellos me van a pagar el colectivo pero no me mandan porque yo no me acuerdo. Extraño la comida que hacía mi mamá, chipa, asado y fideo tallarín. Extraño cuando íbamos al arroyo, mi mamá se iba a lavar ropa y nosotros jugábamos y nos bañábamos. Una vez hablé por teléfono con mi mamá pero no le dije que me quería ir, igual ella me dijo que en las vacaciones, pero ya pasó todo ya las vacaciones”.

Testimonio de una niña de 9 años, “criadita” en Paraguay.

El término “criadita” es común en Paraguay para referirse a los niños, niñas y adolescentes que realizan trabajo infantil doméstico a cambio de techo, comida, ropas y en algunos casos educación. Mientras que en todo el mundo la Organización Internacional del Trabajo calcula que existen más de 15,5 millones de niños y niñas involucrados en el trabajo doméstico, en Paraguay existen alrededor de 47.000 niños, niñas y adolescentes en situación de criadazgo, casi el 14% de todos los niños y niñas trabajadores del país.

La mayor parte de las criaditas son niñas

En Paraguay y en América latina el porcentaje de niñas empleadas en servicio doméstico supera a menudo el 80% o el 90% del total y a menudo han comenzado a trabajar antes de los 11 años.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ya recomendó al Estado paraguayo en dos ocasiones –en 2010 y 2013- adoptar normativas y estrategias para la eliminación de la práctica del criadazgo y Paraguay también ratificó el Convenio 182 de la OIT sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil y ha incluido al trabajo infantil doméstico en el listado de Trabajo Infantil Peligroso. Sin embargo, este fenómeno se da comúnmente fuera del amparo y protección de la ley y sin ningún control. Varios estudios de alcance internacional, han puesto de manifiesto que en la mayoría de los casos, estas niñas y niños no tienen acceso a la educación y a muchos derechos básicos, y son a menudo víctimas de maltrato físico o psicológico y en algunos casos hasta de abuso sexual.

Campaña "Termina con el Criadazgo"

Para combatir esta realidad y junto a la organización Global Infancia lanzamos la campaña Terminá con el criadazgo que tiene como objetivo desalentar esta práctica, divulgando las condiciones dañinas en que se encuentran los niños, niñas y adolescentes que viven como criaditas y criaditos, la manera cómo estas transgreden sus derechos e interfieren en su desarrollo como personas.

La campaña ha difundido spots, entrevistas y programas temáticos transmitidos en diferentes TV nacionales de Paraguay además de contar con el apoyo de instituciones públicas y privadas. La campaña ha producido también la radionovela La historia de Anita con la participación directa de niños, niñas y adolescentes de la comunidad de Remansito, que está siendo transmitida por varias radios comunitarias de todo el país para llevar a los oyentes la experiencia de los niños y niñas víctimas del criadazgo.

Trabajo doméstico, la puerta a la explotación sexual y a la trata de personas

Son numerosos los estudios e investigaciones sobre niños, niñas y adolescentes involucrados en delitos como la explotación sexual y la trata que ilustran la magnitud del problema.

  • 9 de cada 10 víctimas de explotación sexual fueron previamente trabajadoras infantiles domésticas en el sistema de criadazgo. (La Trata de Personas en el Paraguay. Diagnóstico exploratorio sobre el tráfico y/o trata de personas con fines de explotación sexual. Luna nueva, junio 2005).
  • 6 de cada 10 víctimas de la trata de personas trabajaba como personal doméstico antes de ser captadas por los tratantes. (Secretaría de la Mujer de la Presidencia de la República, BID, DGEEC, Programa de apoyo a la lucha contra la trata de personas, especialmente mujeres, niñas y niños, 2010).
  • Muchos niños afirmaron ser maltratados por sus empleadores, incluyendo ser insultados (33%), tener que comer las sobras (20%), ser golpeados o pateados (12%) o abusados sexualmente (5%).
  • Cerca del 50% de los entrevistados vivía con sus empleadores o personas que no eran parientes, indicando que la mayoría de los trabajadores infantiles domésticos son separados físicamente de sus familias a muy temprana edad. En un 12% de los casos no se pudo contactar a sus familias. (Necesarias, invisibles, discriminadas. Las trabajadoras del servicio doméstico en el Paraguay, Line Bareiro-OIT y CDE, Paraguay, 2005).