Carrera sensorial en la Escuela Infantil El Roble

17 Diciembre 2018

Cuando los educadores y educadoras de infantil tienen que realizar una actividad con sus alumnos son tan imaginativos que el resultado es una carrera sensorial como la de la Escuela Infantil el Roble de Valdemoro, Madrid. Desde la propia escuela nos envían imágenes y nos cuentan de primera mano su experiencia.

Valdemoro, 14 de diciembre de 2018

1ªCARRERA SENSORIAL SOLIDARIA E.E.I. EL ROBLE

En la Escuela Infantil El Roble, cada año conmemoramos el DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO. Nos gusta hacer cosas diferentes y originales así como nos gusta pedir participación a las familias.

Este curso, al equipo educativo nos gustó la idea de llevar a cabo una CARRERA SOLIDARIA a favor de SAVE THE CHILDREN, por lo que nos pusimos manos a la obra.

Puesto que somos una escuela que acoge niños de 0-3 años, debíamos pensar en algo que fuera factible hacer con nuestros pequeños, muchos de los cuales aún ni andan.

Por otro lado, buscábamos crear una actividad divertida, en la cual pudieran colaborar las familias y que a la vez, tuviera relación con el Proyecto que estamos llevando a cabo este curso: “El Despertar de los Sentidos 2.0.”

Es entonces cuando surgió la idea de crear una CARRERA SENSORIAL.

Más que una carrera, se trataba de realizar un recorrido a lo largo del cual, nuestros pequeños fueran descubriendo variedad de elementos, formas, texturas, olores…

Para comenzar los preparativos, formamos una COMISIÓN DE FAMILIAS que nos ayudó a preparar el material y a vender los dorsales en los horarios de entrada y salida de la escuela.

La carrera se desarrollaría en dos espacios diferenciados en el interior de las instalaciones:

Uno de los pasillos se dedicaría a los más pequeños: bebés gateadores y aquellos que están dando sus primeros pasos.

Este recorrido sería relativamente corto y en él distribuimos baldosas con texturas, mantitas y pequeñas esterillas por encima de las cuales íbamos dejando objetos como telas, esponjas, estropajos, hojas de otoño, palitos de madera e incluso depositamos arena, fideos, pelotitas de plástico…

Además, introdujimos pequeños obstáculos como rampas y escalera de gomaespuma  para que los más atrevidos pudieran subir y bajar.

               

 

El pasillo más largo se reservó para los alumnos de 2-3 años. Éstos ya tienen una motricidad más desarrollada y son capaces de sortear mayores obstáculos, saltar, reptar...

Este pasillo se llenó de baldosas con texturas, túneles de gateo, picas para saltar… Además, también se cubrió parte del camino con bandejas llenas de objetos para tocar, coger y descubrir. Algunos de estos materiales se asemejaban a los que tenían los más pequeños y además se incluyeron otros como globos rellenos de harina, piedras, cadenas, etc.

                                                                                                                                               

 

 

                El 20 de noviembre, por ser un día especial, invitamos a las familias a asistir al gran evento. No sin antes animarles a vestir a sus pequeños con ropa acorde con la actividad, es decir, ropa deportiva al más puro estilo Eva Nasarre en sus mejores tiempos.            

¡Llegó el gran día!:

 Por turnos iban saliendo de las aulas pequeños y mayores para realizar el recorrido. A los papás les pedimos retirar los calcetines a los niños, con objeto de favorecer las sensaciones de las diferentes texturas por medio de los pies.

                Algunos paraban a explorar cada bandeja, otros preferían correr, e incluso algunos no se animaron a avanzar hasta pasado un rato. Finalmente, de una forma u otra, todos participaron de la divertida actividad.

                Al llegar a la meta, la tutora de cada aula les premiaba con la merecida medalla. De vuelta al aula, nos tomábamos un rico zumito y unos gusanitos para reponer fuerzas.

                La valoración de la actividad ha sido muy positiva ya que hemos introducido una experiencia deportiva motivadora acorde con la edad de nuestros alumnos, así como hemos conmemorado el Día Internacional de los Derechos del Niño de la mejor manera: ayudando a otros niños a que sus propios derechos puedan hacerse realidad.

                Nos enorgullece el interés que desde SAVE THE CHILDREN habéis mostrado por nuestro trabajo y queremos aprovechar para haceros llegar nuestra admiración por la gran labor que lleváis a cabo en vuestra organización.

                Un afectuoso saludo y gracias de nuevo.

Pilar Rodríguez Jiménez

Directora E.E.I. El Roble

Gracias a toda la comunidad educativa de la escuela infantil por aprovechar todo vuestro potencial para ayudar a niños y niñas vulnerables a través de una carrera divertida, original y muy educativa.