Cuando las escuelas se tienen que usar como refugio

Las más de 1.000 escuelas utilizadas como refugio por familias desplazadas retrasarán el comienzo del curso escolar en Irak

19 Agosto 2014

El gobierno regional del Kurdistán estima que más de 1.000 escuelas en la región están acogiendo actualmente a familias desplazadas que no tienen otro lugar donde ir. Además, esta zona estaba acogiendo ya a 230.000 refugiados sirios.

Como resultado, más de 400.000 niños desplazados, además de cientos de miles de estudiantes cuyas escuelas están siendo utilizadas como refugio, perderán el comienzo del nuevo curso escolar.

Los niños que han sobrevivido al derramamiento de sangre en el norte de Irak y llegan – muchos a pie – a lugares como Erbil, muestran síntomas de ansiedad y estrés. Muchos sufren terrores nocturnos y han vuelto a mojar la cama. Erbil y otras ciudades en el área están ahora acogiendo a cientos de miles de personas desplazadas, con miles más todavía recorriendo el camino hacia la seguridad.

Los niños no sólo están sufriendo una angustia extrema al tener que huir de sus casas, a menudo en mitad de la noche, después de ser testigos de acontecimientos horribles; también van a tener que perder el comienzo del nuevo curso escolar”

Tina Yu, directora de País de Save the Children en Irak.

La educación proporciona una rutina muy importante para los niños cuyas vidas han sido hechas pedazos. La escuela es una manera de volver a la normalidad, y sabemos que los niños se recuperan más rápido de todo lo que han sufrido cuando pueden volver de inmediato a ir a clase.

Mientras tanto, hemos puesto en marcha centros con actividades para niños de todas las edades en Dohuk, Erbil, y Sulaymaniyah para ayudarles a superar lo que han visto y continuar con su educación, especialmente para aquellos que también perdieron el final del año escolar a causa de la lucha armada.

También hemos establecido espacios móviles de aprendizaje para estudiantes mientras las escuelas están siendo utilizadas como refugios, y tenemos como objetivo llegar a más de 100.000 niños afectados a través de la educación. No vemos un final inmediato a este conflicto, por lo que necesitamos asegurar que la actual generación de niños puede ir a la escuela.

Este masivo y repentino desplazamiento de personas pone una gran presión sobre el alojamiento. Con las escuelas y otros edificios públicos completamente abarrotados, muchos están teniendo que dormir en las calles, en los parques o en edificios abandonados. Muchos de estos edificios son extremadamente inseguros y no tienen agua potable. La gente está desesperada por encontrar un lugar que les proteja del calor abrasador y proporcione alguna comodidad para sus familias.

Desde que comenzó el conflicto a comienzos de junio ya hemos ayudado a más de 114.000 personas. Queremos llegar al menos a 240.000 personas en respuesta a la crisis en Irak a través de programas como espacios seguros para los niños, centros móviles de aprendizaje y clases de puesta al día/refuerzo, además de a través de distribuciones de alimentos, agua, kits de higiene y kits para dormir.