De la calle a la formación profesional

CÓMO NAWA PASÓ DE NIÑA TRABAJADORA MIGRANTE A ACTIVISTA POR LA PROTECCIÓN DE LA INFANCIA

09 Junio 2017

Servicio doméstico, recolectora de basura, porteadora de bolsas de la compra en los mercados o lavandera, con tan sólo 10 años, Nawa empezó siendo una niña migrante trabajadora. Sin embargo, el deseo de un futuro mejor contrarrestaron los duros golpes que la vida le había dado a tan temprana edad.

A través del Proyecto de Apoyo para Infancia y Juventud Trabajadora Migrante (PRAEJEM) financiado con el apoyo de la Unión Europea, Save the Children contribuye a que Nawa y otras niñas y niños en su situación estén a salvo del trabajo infantil y explotación. Hoy en día, Nawa tiene acceso a una educación y formación profesional en condiciones dignas en el Instituto de Formación y Educación de la Mujer (IFEF) de Korhogo, en el norte de Costa de Marfil.  Pero Nawa no se conforma con luchar por su propio futuro, piensa en otras niñas y niños en su situación y se ha convertido en activista para la protección de los niños en Korhogo colaborando en acciones de sensibilización del proyecto junto con Save the Children.

En algún momento llegué a pensar que no había nada más para mí en la vida"

Bamba Nawa nació en Hiré en la región Loh-Djiboua en el sur de Costa de Marfil. Después vivió en Abidjan, la capital, con sus padres biológicos. Tras la muerte de su padre a Nawa le sacaron de la escuela tras llevar tan sólo 4 años. La madre al no poder hacer frente a las necesidades de la familia confió la niña a otra familia para trabajar en el servicio doméstico, comúnmente conocidas como ''bonne''.

Ante las precarias condiciones de trabajo y el trato que recibía, Nawa abandonó a esa familia para convertirse en una “niña de la calle” y ganarse la vida en el gran mercado de Abobo, Abiyán. Se levantaba nada más despuntar el alba y, regresaba ya caída la noche tras una dura jornada cargando pesados fardos durante todo el día a cambio de unas monedas. Con el tiempo, Nawa encontró otro trabajo como recolectora de basura para ganar algo más de dinero y poder sobrevivir.

En 2014, la joven ya con 15 años, se desplaza a Korhogo, en la región de Poro en el norte de Costa de Marfil para trabajar en el servicio doméstico de nuevo. Por desgracia, esta nueva ocupación no mejoró las condiciones de vida y estado psicológico de Nawa.

Pensé por momentos que era el fin. Ya no me quedaba ninguna ilusión"

En agosto de 2015 ANAED la ONG local socia de Save the Children entra en contacto con Nawa a través de los “Puntos de escucha” que atienden a niños y niñas en movilidad. Tras conocer su caso, se logra encontrar a unos familiares de la niña que viven en Korhogo. Nawa deja su trabajo en el servicio doméstico y entra a vivir con su tía. Después de un intenso trabajo de mediación familiar, Save the Children, ANAED y los trabajadores sociales de Korhogó fueron capaces de apoyar a Nawa y convencer a la nueva familia para que ella pudiera acceder a un programa de formación profesional y darle la oportunidad de tener un futuro mejor. Bamba Nawa estudia ahora costura en el instituto de formación profesional de Korhogo.

Quiero llegar a ser una gran diseñadora. Quiero ayudar a aquellos que no han tenido la suerte de reconducir su futuro como yo. Vi cosas muy difíciles en la calle. No quiero que otras niñas y niños pasen por lo mismo, es por eso que quiero compartir mi historia. Me he comprometido a sensibilizar a quienes no se benefician del proyecto como yo, pero que están en circunstancias difíciles''

Nawa nos cuenta que en la calle, vió a chicas que no tenían padres, obligadas a trabajar como sirvientas en situaciones de abuso, chicas que trabajaban sin descanso, con insultos diarios. Niños que no tenían un techo bajo el que dormir. ''Me entran ganas de llorar sólo de pensarlo. Mi compromiso también me hace poner una gran ilusión hacia el éxito en mi proyecto de vida. Quiero llegar a ser una gran diseñadora."

Hoy en día, la joven Nawa está decidida a promover las acciones del proyecto en la comunidad. Se ha comprometido a compartir su historia como un ejemplo para sensibilizar a la infancia en situación de movilidad y los que están en riesgo. Habla de los peligros con los que se enfrentó durante su aventura, y toma parte voluntariamente en las actividades organizadas por el proyecto.

La mejora de las condiciones de vida de los niños y jóvenes trabajadores migrantes

Como Nawa, ya son 1.282 los niños, niñas y jóvenes trabajadores migrantes atendidos por el proyecto y aprendiendo de un oficio y 78 los que reciben formación profesional en Costa de Marfil, Burkina Faso y Mali. En Save the Children junto a nuestros socios locales y gracias al apoyo financiero de la Unión Europea, implementamos este proyecto desde marzo de 2015 para mejorar las condiciones de vida de estos niños, niñas y jóvenes trabajadores migrantes.

Las actividades se llevan a cabo a lo largo de las rutas migratorias de las regiones fronterizas de los tres países. Hay que tener en cuenta que las múltiples crisis y los conflictos armados en África occidental han empeorado considerablemente la situación socioeconómica de las personas, lo que promueve la migración en condiciones de riesgo de niños y jóvenes en busca de una vida mejor.

Uno de los resultados esperados es el de promover el acceso a 4.000 niños y jóvenes trabajadores en los programas de formación profesional, desarrollo de habilidades para la vida, educación y asistencia para el empleo en las regiones de origen y destino. Nawa y muchas otras niñas y niños han sido apoyados por el proyecto. Sin embargo, todavía hay muchos más que están desplazándose o en riesgo de movilidad y que no saben dónde encontrar atención adecuada.