Día 2 - Conociendo a la familia de Omar

01 Agosto 2018

La mejor forma de conocer la realidad de los migrantes es acercarse a ellas. Por eso hoy hemos ido a conocer a la familia de Omar. Saber cómo viven y cuáles son las expectativas de futuro de los niños y niñas de la aldea. 

Bruno: “Hoy ha sido un día intenso para mí”

He visto muchas cosas nuevas y me lo he pasado muy bien. Lo que más me ha gustado ha sido la hospitalidad que ha mostrado la familia de Omar con nosotros y lo majos que han sido sin casi conocernos.

También me ha llamado la atención cómo los niños del pueblo se las arreglan para jugar y divertirse con lo poco que tienen. 

Por último, me ha impresionado la casa tan distinta de la familia de Omar y sobre todo la cocina donde he colaborado junto con Unai para hacer la cena. En general me lo he pasado muy bien hoy con todas las experiencias que he vivido

Unai: “Es sorprendente entender qué impulsa a personas como Omar a arriesgar sus vidas”

He tenido la suerte de viajar mucho, pero siempre buscando el lado naturalista y no tanto el humanístico. Aunque apenas conozco la familia de Omar, me ha parecido increíble. Me encanta como la gente trabaja en comunidad para vivir de una forma mejor, y aunque su vida sea muy dura, nadie les quita la sonrisa de la cara. 

Es sorprendente entender (en cierto modo) qué impulsa a personas como Omar a arriesgar sus vidas para huir de su país. Espero que, en estos días, pueda llegar a comprenderlo.

Nadie se juega la vida en el mar, salvo que te dé más miedo lo que vives en tierra

Por eso los niños y niñas toman la difícil y peligrosa de abandonar su hogar y buscar nuevas oportunidades. A veces el mayor de los peligros no solo está en la ruta, sino cuando llegan a Europa. Muchos de estos menores son tratados como adultos sin que los gobiernos respeten sus derechos.

Te pedimos que te unas a nosotros y firmes nuestra petición para que se respeten los derechos de los niños y niñas migrantes.

Firma nuestra petición

542 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 5.000.

Únete, firma nuestra petición

Nueve dígitos. No utilices espacios