Día Internacional de la Niña

11 Octubre 2018

Hoy se celebra el Día Internacional de la Niña. Un día que tiene poco que celebrar y mucho que reivindicar. 

En Save the Children sabemos que ser niño es sinónimo de ser vulnerable, de tenerse que enfrentarse a un mundo de adultos desde abajo del todo. No describimos esta situación desde el victimismo, sino desde el derecho que estos niños tienen.

También sabemos que, si es difícil ser niño, es todavía ser más difícil ser niña. Ellas se enfrentan a dificultades todavía mayores: matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, la trata con fines de explotación sexual, la falta de acceso a servicios médicos en el parto, la exclusión económica, negarles la voz o el reconocimiento, además de ser las más vulnerables en situaciones de emergencia y conflictos armados. 

Por eso el 11 de octubre, Día Internacional de la Niña, es un día más que necesario en que debemos visibilizar y ofrecer soluciones a lo que viven las niñas en todo el mundo.

Niñas que son casadas

Cada 7 segundos una niña menor de 15 años es casada. Cada 7 segundos. Eso es básicamente el tiempo que tardas en leer esta primera frase. Las niñas que son casadas viven situaciones como las que se relatan en este vídeo.

 

En la mayoría de los países el matrimonio infantil está prohibido, pero donde existe la ley, existe la trampa, ya que a veces se permite que, si los padres consienten, el matrimonio se pueda llevar a cabo.

Las consecuencias del matrimonio

En el mundo hay 700 millones de mujeres que fueron casadas siendo niñas. Una vez casadas suelen estar aisladas y ven restringida su libertad. Se convierten en personas invisibles, propiedad de sus parejas y dejan de tener voz y apoo del resto de la comunidad.

Casarse temprano trae una serie de consecuencias que son difíciles de salvar. Generalmente las niñas, en el momento en el que son casadas, tienen que abandonar el colegio y dejan de recibir una formación. Esto lastra las posibilidades de futuro que puedan tener y las condena a quedarse en casa y hacerse cargo de las labores domésticas y la crianza de los hijos. 

Muchas se quedan embarazadas siendo aún adolescentes, lo que aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo o el parto.

Su cuerpo no está preparado para un embarazo y tampoco cuentan muchas veces con la formación suficiente como madres y cuidar debidamente a sus bebés. Son niñas cuidando de otros niños.

Un futuro que queremos salvar

Distintas investigaciones señalan que la mayoría de los programas dirigidos a las niñas adolescentes tienden a llegar a las niñas que están solteras y en gran parte en la escuela. Muy pocos programas se dirigen a las adolescentes casadas, posiblemente porque a menudo son un grupo “oculto”, más difícil de alcanzar, y no siempre considerados en el contexto local como “vulnerables”, a pesar de los factores de riesgo previamente descritos.

En Save the Children contamos con programas innovadores para abordar el matrimonio infantil desde un punto de vista transversal:

  • Interviniendo directamente con adolescentes casadas
  • Previniendo estos matrimonios y trabajando en las normas sociales
  • Incidiendo políticamente a nivel nacional

Volviendo a la escuela

Realizamos intervenciones directas a nivel individual para apoyar a las niñas que ya están casadas a mejorar su protección y bienestar. Buscamos facilitar el regreso a la escuela para que puedan continuar con su formación. El objetivo es apoyar a las adolescentes casadas y para eso se realizan actividades que abordan tanto sus necesidades de salud y educación, como el aislamiento que caracteriza su situación.

Es importante establecer espacios seguros o grupos de apoyo para que las adolescentes casadas se reúnan y compartan experiencias y reciban información precisa sobre prácticas de salud, nutrición y cuidado infantil.

Para complementar los espacios seguros, se realizarán visitas a domicilio y reuniones con los maridos de las niñas para asegurar la aceptación de su participación en el proyecto.

Prevención del matrimonio infantil

En Save the Children creemos firmemente que, sin cambios significativos en las actitudes, el comportamiento y las normas sociales, no será posible reducir la práctica del matrimonio precoz y no será posible que esta práctica se considere una decisión inaceptable de la familia.

Por eso realizamos intervenciones con padres a nivel de los hogares y con las comunidades a nivel local dirigidas a influir en el comportamiento. Creando un diálogo intergeneracional donde reunamos a hombres, mujeres, niños y niñas para discutir temas clave que afectan a la comunidad desde diferentes perspectivas, alienta a las comunidades a identificar soluciones que puedan ayudar a los padres a resolver los retos del hogar.

Cambiando la legislación

Un componente esencial es la incidencia a nivel nacional para influir en los cambios en la legislación y las políticas nacionales para garantizar que el matrimonio precoz ya no sea permisible por la ley del país. Por eso participamos activamente en una serie de redes y foros interinstitucionales.

Un trabajo de que debemos continuar

En Save the Children no vamos a dejar que ninguna niña que se quede detrás. Vamos a llegar hasta la última niña. Pero no podemos hacerlo solos, necesitamos tu apoyo.

 

Te pedimos que te unas a nosotros y nos ayudes a que las niñas estén cada vez más presentes.  

Hazte socio