DIANA, 9 años
la vuelta a la vida de una niña siria

Diana, Niña siria refugiada en Líbano

Hay niños y niñas que han pasado casi toda su vida en zonas de conflicto. Hay millones de ellos que esquivan cada día balas y bombas. Y también hay personas que se dedican a protegerles para que puedan tener una infancia plena.

En Save the Children tenemos la oportunidad de poder asistir a algunos cambios positivos en las vidas de muchos niños y niñas, a pesar de tener una situación precaria, y nuestros trabajadores en terreno se esfuerzan para que así sea.

Queremos contaros el caso de Diana, una niña de 9 años que nació en Aleppo, Siria, ciudad que debido al conflicto ha quedado devastada. Ella tiene dos hermanos, Ali, de 17 años y Mohammad, de 15.

Cuando su casa fue destruida por una bomba, Diana y su familia huyeron y tuvieron que mudarse al norte de Siria para quedarse con otros parientes en Afrin. Pero las bombas continuaron cayendo, y Diana y su familia tuvieron que huir del conflicto dentro de Siria una y otra vez.

Hubo meses en que se separaron y se enfrentaron a muchos desafíos. Finalmente, la familia decidió dejar Siria y partir hacia una ciudad en la frontera con Turquía. Allí durmieron en la calle durante una semana, antes de encontrar a una persona que los llevó de contrabando a Irak. Tuvieron que pedir prestados 3.000 dólares para pagar el viaje. Ya en Irak, la pequeña Diana y su familia fueron derivados a un campo de refugiados en Dohuk, donde Save the Children está presente y da apoyo a los refugiados.

Una vez asentada en el campamento, Diana se ha matriculado en la escuela, aunque su educación se ha visto gravemente afectada por la guerra.

El mejor regalo que podría recibir

Desde Save the Children, gracias a la contribución de nuestros socios y socias, hemos apoyado el regreso de Diana a la escuela, hemos ayudado a su familia a tener un sustento económico y a tener acceso a los servicios de salud. Diana y su familia han recibido también apoyo psicosocial, especialmente cuando llegaron al campamento y tuvieron dificultades para adaptarse a la comunidad y a la vida que se hace ahí.

Hoy en día, Diana y su hermano Mohammad asisten a dos escuelas diferentes en el campamento que Save the Children apoya a través de la distribución de materiales escolares (bolsos, cuadernos, bolígrafos, etc.), clases y cursos de recuperación.

Diana nos cuenta que ahora se siente mejor y que le encanta caminar, montar en bicicleta y sus juguetes. La niña puede celebrar su noveno cumpleaños pensando que podrá tener un futuro mejor gracias a la educación que está recibiendo y se siente mucho más segura por estar alejada de conflictos armados.

Feliz cumpleaños Diana.