Engaño, sorpresa, amenaza y chantaje

14 Septiembre 2018

Al darse una gran parte de los abusos en el marco de relaciones de amistad, de autoridad o familiares, los niños y niñas se ven atrapados entre los sentimientos de vergüenza y culpa ocasionados por el abuso, y el miedo a que contar lo que les está pasando desemboque en una crisis familiar de la que, igualmente, se sienten culpables. En prácticamente la mitad de las sentencias que hemos analizado, el acusado era un familiar.

La historia de Joan

El padre de Joan se fue y la madre encontró una nueva pareja que resultó ser violenta y agresiva. Antes de que Joan cumpliera los 8 años su madre se prostituía y consumía drogas asiduamente. Su abuela se hizo cargo de él hasta que, con 10 años, Joan pasó a vivir en un centro del sistema de protección de menores. Allí conoció a David, quien lo recuerda, ya desde la cárcel, como “un chaval que no había recibido mucho amor en su vida, casi ni sabía dar un beso”. 

Al poco tiempo de conocer a Joan, David dejó su trabajo como administrativo en el centro de protección para dedicarse profesionalmente a acoger en su casa a niños que, tutelados por la Administración pública, no tenían a nadie que se preocupara de ellos. Fue así como acabó acogiendo a Joan, al que recibió en su casa con globos y regalos. 

Unos 6 meses después de su llegada, David le puso a Joan una película porno y le invitó a que se masturbara. Esa misma noche empezaron los abusos y las fotos. Al día siguiente, en el colegio, Joan pasó el recreo sentado preguntándose por lo que había pasado. 

Estaba con unos amigos y pensé: ¿le pregunto a éste si se lo hacen? Igual es una cosa normal en las familias... No tuve valor. Estuve incluso a punto de decírselo al profesor, porque era una cosa que yo no sabía si tocaba o no tocaba. Supongo yo que será normal. Lo olvidaremos y ya está. Al final no se lo dije a nadie. Aprendí a olvidarlo como si no hubiera pasado nada. Lo borraba. Me hacía el dormido y como si no pasara nada”

 

En los 17 años que David fue padre de acogida pasaron por su casa 14 niños y adolescentes. A unos los elegía para abusar de ellos y a otros no. Estableció un sistema de premios y privilegios que diferenciaba a los que eran más propensos a permitir los abusos y callarse. La policía empezó a sospechar lo que pasaba en casa de David cuando éste le propuso hacerse fotos “eróticas” a un niño del pueblo que sí tenía a alguien que le cuidara y cuya madre se preocupó al ver el tipo de proposiciones que le hacían a su hijo por las redes sociales.

Los niños tutelados que dependían de David, a los que él cuidó durante casi dos décadas, guardaron silencio. Los abusos a Joan acabaron cuando cumplió los 19 años y, aunque podía haberse marchado, siguió viviendo con su padre de acogida una vez superada la mayoría de edad. 

Todo el mundo me ha preguntado lo mismo: ¿Por qué seguía en esa casa? ¿A dónde voy, si yo no tengo nada? Al fin y al cabo, David me ha hecho persona. Al lado de mi familia no tenía futuro y David me ha dado uno”. 

Joan ayudó a la policía a reconocer a los menores de edad abusados y retratados en el material pedófilo de David y, después de ver todo ese material (300 cintas de video y más de 130.000 fotografías), entró en depresión. Hoy Joan reconoce que ahora sí siente rabia contra David. 

Sin embargo, en el momento en el que fue detenido, Joan, junto con otros de los jóvenes que fueron tutelados por David, le pagaron su primera abogada. En una de las conversaciones que mantuvieron después de que entrara en la cárcel, Joan le dijo a su abusador: “No te preocupes, sólo nos separarán unos muros”. David abusó de Joan durante 9 años.

Una situación que podría haberse parado

La historia de Joan podría haberse parado si se hubiera garantizado la educación afectivo sexual en la enseñanza reglada y desde que era pequeño. Él podría haberlo parado y, si el centro contara con un protocolo específico, podría haber sido denunciado. 

Sin embargo no pasó porque ninguna de estas medidas existen a día de hoy. Únete a nosotros para y pídele al Gobierno de España que ponga en marcha estas medidas para prevenir, detectar y denunciar los abusos sexuales. Firma nuestra petición.

 

Firma nuestra petición

49.497 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 60.000.

Únete, firma nuestra petición

Nueve dígitos. No utilices espacios