Image

Etiopía:

La historia
de Mahadiya

  

¿Cómo os imagináis una biblioteca? Con muchos libros, por supuesto. Pero también con estanterías llenas, mesas, silencio y varias personas sentadas leyendo. Hoy os contamos la historia de una biblioteca muy peculiar, un proyecto que nuestra organización puso en marcha en 2010. Se trata de la Camel Mobile Library, un servicio de biblioteca de reparto de libros mediante camellos.

Un programa innovador de inclusión

La biblioteca móvil ofrece a los niños y las niñas una oportunidad única para continuar leyendo y aprendiendo, entregando libros en algunas de las aldeas más remotas de Etiopía, a pesar del cierre de las escuelas debido a la Covid-19. En Etiopía, más de 26 millones de niños no van a la escuela debido a la crisis que estamos viviendo. Con la biblioteca móvil y sus camellos, nos aseguramos de que los niños y las niñas puedan seguir leyendo y aprendiendo mientras están en casa.

Este programa cuenta con 21 camellos, que son utilizados tradicionalmente por las comunidades en la región somalí de Etiopía para transportar mercancías a través de las zonas cálidas de las tierras bajas. Los camellos pueden llevar hasta 200 libros a la vez en cajas de madera atadas a los animales. El proyecto actualmente llega a más de 22.000 niños y niñas en 33 aldeas.

La historia de Mahadiya

Mahadiya, de 13 años, vive en una parte remota de una región somalí, al este de Etiopía. Desde que la Covid-19 obligó a cerrar su escuela a finales de marzo, no ha podido ir a clase.

Para ayudarla con sus estudios, Mahadiya se beneficia de nuestro servicio de biblioteca mediante camello, que visita su aldea todas las semanas. Cuando crezca, Mahadiya dice que espera convertirse en ingeniera.

"Antes del coronavirus solíamos ir a la escuela de forma regular", explica Mahadiya. “Me siento triste y decepcionada porque no puedo ir a la escuela. Me preocupa que no se abra pronto. Debido a esta situación, tengo miedo de que podamos olvidar algunas de las cosas que aprendimos en la escuela y de que podamos suspender nuestros exámenes”, añade.

“Cuando cerraron las escuelas, estaba muy triste. Sin embargo, la biblioteca móvil llegó a nuestra aldea y nos proporcionó libros de cuentos y escolares. Me siento muy feliz y ahora puedo pedir prestado y llevarme a casa el libro que quiero leer”, concluye Mahadiya.

El futuro de la infancia

Han pasado más de tres meses desde que se registró el primer caso confirmado de la Covid-19 en Etiopía. El virus plantea grandes desafíos  para las poblaciones vulnerables que viven en comunidades de alta densidad o que son pobres en recursos, a los migrantes y a los menores desplazados.

En Save the Children creemos que cada niño o niña merece un futuro. En Etiopía, y en más de 120 países en todo el mundo, brindamos a los niños y las niñas la oportunidad de aprender y velamos por su protección. Hacemos todo lo que sea necesario por los niños y las niñas, todos los días y aún más en tiempos de crisis, intentando mejorar sus vidas con la ayuda indispensable de quienes nos apoyáis.