Gracias Centros Embajadores

25 Enero 2016

El pasado 21 de enero celebramos el Día Escolar de la Paz y la No Violencia en el CEIP Maria Moliner de Madrid, nos reunimos los centros embajadores de la comunidad de Madrid con la Viceconsejera de Educación de la comunidad quien les entregó un diploma en reconocimiento a su labor continuada en la educación en valores de sus alumnos y alumnas, Sandra Quirós , directora del Colegio María Moliner destacó la solidaridad de sus alumnos y alumnas a lo largo de estos años, a pesar de situarse en un barrio humilde de la capital, ellos son solidarios desde la necesidad y eso hace su esfuerzo más importante si cabe.
Andrés Conde director de Save the Children España también participó informando de nuestro trabajo a favor de la educación en el mundo y destacó como la educación es la única herramienta eficaz para romper el círculo generacional de la desigualdad, en el caso de España y de acabar con la pobreza en el caso de los países más empobrecidos, los niños y las niñas no sólo tienen que ir a la escuela sino que tienen que aprender con una enseñanza de calidad y que les permita tener mejores oportunidades.
Adoración Juarez, directora del Colegio Tres Olivos, un colegio de integración de niños y niñas con dificultades auditivas nos habló de la importancia de la integración y de cómo cada vez más desde las instituciones y desde la sociedad civil hay que luchar porque estos niños y niñas vean sus derechos respetados.
Nos acompañaban equipos directivos de 15 centros educativos de la comunidad, responsables de la Consejería de Educación y sobre todo niños y niñas del colegio, quienes nos leyeron una poesía para que reflexionáramos sobre la desigualdad y la situación de la infancia en muchos lugares del mundo.
También tuvimos la ocasión de escuchar a alumnos y alumnas  de secundaria del colegio Base quienes nos resaltaron la triste idea de tener que celebrar un día a favor de la paz y nos contaron lo que para ellos era la paz a través de conceptos como blanco, paloma, lugar en calma, música etc. Fue muy emocionante y nos permite pensar que con generaciones tan comprometidas tendremos un futuro más limpio.
Para finalizar de manera simbólica todos juntos nos dirigimos al patio del colegio donde el resto de los alumnos del centro nos despidieron lanzando globos de colores al aire que ascendían como las esperanzas de todos los asistentes en un mundo más justo y sin conflictos.
Fue una gran mañana!!!