Image

I am alive

100 años de guerras contados a través de las historias de 11 supervivientes

Para la realización del proyecto fotográfico “I am alive”, el reconocido fotógrafo Dominic Nahr y la periodista Anna Mayumi Kerber han viajado por todo el mundo junto con Save the Children, documentando a través de su trabajo las historias de 11 sobrevivientes de los conflictos más devastadores del siglo pasado.

Se trata de diez testimonios históricos, uno por cada década, y el de un bebé, una nueva vida y el símbolo de esperanza para el nuevo siglo. En definitiva, conmovedores testimonios directos de lo que significa experimentar los horrores de la guerra en su infancia.

La serie de fotografías muestra la necesidad de detener la guerra contra infancia. Hoy en día, 420 millones de niños todavía crecen en situaciones de conflicto.

"Para este proyecto hicimos una búsqueda mundial, reuniéndonos con sobrevivientes de la Guerra de Corea, el régimen de los Jemeres Rojos en Camboya, el genocidio en Ruanda y la Guerra Civil Siria", relata Dominic Nahr.

"Hay tantas experiencias similares por todo el mundo de personas que han vivido hambrunas, han perdido a familiares o lo han perdido todo . Y, sin embargo, todas ellas muestran una fuerza y una resistencia increíbles".

1.    María Consuelo Beltrán, 91

Guerra Civil Española (1936-39)

María Consuelo Beltrán creció durante la Guerra Civil española en el País Vasco. Recuerda con emoción, cuando su ciudad natal Irún, fue fuertemente bombardeada en 1936. Poco después la ciudad fue capturada por los franquistas, y la familia se refugió en las granjas cercanas.

En octubre de 1936, Save the Children distribuyó jerseys en la escuela de María Consuelo.

Save the Children estuvo activa en España desde el otoño de 1936 hasta mediados de 1938, distribuyendo ropa, leche y alimentos. La organización también se hizo cargo de los niños y niñas que habían huido a Francia y vivían en casas y campamentos de vacaciones, conocidos como "colonias". En el otoño de 1936, organizó la dramática evacuación de cientos de niños y niñas españoles a bordo del "Ala" con destino, a Burdeos, vía Santander.

Recuerdo el momento en que se tomó la foto en la escuela, después de que se distribuyeran los jerseys"

Image

2.    Erich Karl, 107 años

Primera Guerra Mundial (1914-18)

Erich Karl creció con sus cinco hermanos en la Alemania de Weimar durante la Primera Guerra Mundial. Tras el conflicto, los niños y niñas alemanes fueron  de los primeros  en beneficiarse de la ayuda de Save the Children.

Save the Children y The Quakers ofrecieron comidas escolares a los  más pobres y repartieron chocolate caliente. Con 107 años, Erich todavía recuerda ese chocolate caliente.

Recibimos cada uno  un cucharón lleno de chocolate. Era un chocolate que se podía beber, algo nutritivo para que pudiéramos  recuperar fuerzas después de la guerra"

3.    Evelyne Brix, 87 años

Segunda Guerra Mundial (1939-45)

Evelyne creció en Berlín. En 1943, la ciudad fue fuertemente bombardeada por las fuerzas aliadas. Ella pasó unos dos años en lo que es la actual República Checa, después de que el Gobierno evacuara a niños y niñas a áreas rurales.

En 1946, y de regreso a Berlín, Evelyne, con 14 años, recibió comidas escolares gratuitas como parte de los programas cofinanciados por Save the Children en Alemania, donde los alimentos escaseaban después de la guerra.

Conozco la horrible sensación de tener hambre y no tener suficiente para comer"

Image

4.    Yong Woong Jo, 74 años

Guerra de Corea (1950-53)

Yong Woong Jo tenía seis años cuando la ciudad donde vivía con su madre fue recuperada de las fuerzas norcoreanas. El asalto anfibio a Incheon por parte del general estadounidense Douglas MacArthur fue un importante punto de inflexión en el conflicto. 

Después de la guerra, Yong Woong Jo accedióa un programa de apadrinamiento dirigido por la oficina de Save the Children en Estados Unidos. Su madrina, una mujer estadounidense llamada Naomi Middaugh, le envió ropa y libros escolares. Se escribieron y enviaron grabaciones de voz durante casi 30 años, y el personal de Save the Children en Corea del Sur tradujo inicialmente sus cartas.

Yo era pobre pero no me sentía pobre. Ella era como una segunda madre para mí, mi madre estadounidense"

Image

5.    Theophilus Chukwuemeka Amadai, 54 años

Guerra de Biafra / Guerra civil de Nigeria (1967-70)

Hasta tres millones de personas perdieron la vida en  la Guerra Civil de Nigeria, también conocida como Guerra de Biafra, de 1967-70. Theophilus Chukwuemeka "Emeka" Amadi, con tan solo tres años, vivía atrapado en el conflicto . La lucha llevó a su familia al borde de la inanición. Su hermano pequeño murió y Emeka sufrió una deficiencia extrema de proteínas causada por la desnutrición.

Sin la ayuda humanitaria nunca hubiera sobrevivido”

6.    Vichuta Ly, 54 años

Superviviente del régimen de los Jemeres Rojos, Camboya (1975-79)

Vichuta Ly tenía nueve años cuando, en abril de 1975, los Jemeres Rojos tomaron el poder en Camboya. Al menos 1,7 millones de personas, aproximadamente una cuarta parte de la población, se convirtieron en víctimas del régimen. Murieron de hambre, agotamiento y enfermedad, fueron torturados y asesinados sistemáticamente. De la familia de Vichuta, formada por 35 personas, solo cinco sobrevivieron a los años de terror.

A los doce años, se vio obligada a unirse a un programa de entrenamiento para niños soldados, que compaginaba  con su trabajo en los campos de arroz. Fue adoctrinada y aprendió a usar armas.

En 1979 escapó a un campo de refugiados en Tailandia. Allí conoció a Anne Watts, una enfermera británica que trabajaba para Save the Children. Watts tomó a Vichuta bajo su protección y le dio un diccionario británico azul que todavía conserva.

Todo lo que importaba era comer algo y tratar de sobrevivir de alguna manera"

7.    Mawla Jan Nazari, 54 años

Intervención militar soviética en Afganistán (1979-89)

Mawla Jan Nazari creció cerca de la capital afgana de Kabul. En 1979, durante la invasión soviética, su familia huyó a Haripur, en Pakistán. Tenía 14 años en ese momento. Save the Children proporcionó ayuda en el campo de refugiados donde se instaló la familia de Mawla Jan, que luego se convirtió en un hogar temporal para cientos de miles de personas. Entre otras cosas, la organización perforó pozos que les dieron a las familias acceso a agua potable.

Mawla Jan Nazari ahora vive con sus hijos menores en Kabul.

Save the Children y otras ONG perforaron pozos que tenían 25 o 30 metros de profundidad y estaban equipados con bombas. El agua estaba limpia y ya no tuvimos ningún problema. Eso fue muy importante para nosotros y nos hizo la vida mucho más fácil”

Image

8.    Vanessa Ntakirutimana, 29 años

Sobreviviente del genocidio de Ruanda (1994)

Vanessa tenía solo cinco años cuando comenzó el genocidio contra el pueblo tutsi en Ruanda.
En tan solo unos meses, murieron más de un millón de personas. Como cientos de miles de personas, Vanessa y sus hermanos huyeron para escapar de la brutal violencia. Su madre les ató las mangas de la camisa para que no se perdieran entre las masas de personas en movimiento.

Vanessa no ha vuelto a ver a sus padres desde entonces. Ni siquiera sabe si siguen vivos. Junto con sus hermanos, se inscribió en un programa de reunificación familiar de Save the Children en 1995, que rastrea a los familiares de los niños y niñas separados de sus familias por la violencia. Lamentablemente, no encontraron  a los padres de Vanessa.

Ahora Vanessa tiene cuatro hijos.
 

Le preparo de comer a mi hija por la mañana antes de que vaya a la escuela. No comí nada de esto cuando tenía nueve años. Le pongo la ropa en orden. Le muestro mi amor. Espero que mis hijos tengan una vida mejor que la mía”

9.    José, 17 años

Superviviente del conflicto colombiano

José nació en una parte de Colombia controlada por el ejército rebelde de las FARC, donde la producción de cocaína está muy extendida. En todo el país, alrededor de 2,3 millones de niños se han visto obligados a abandonar sus hogares tras 50 años de lucha.

El conflicto entre el Gobierno, el ejército rebelde de las FARC y los paramilitares marcó la infancia de José desde temprana edad. Justo antes de cumplir nueve años, se vio atrapado en un fuego cruzado. Las balas golpearon y fue herido en ambas piernas y un brazo. Durante mucho tiempo, José no pudo lidiar con sus sentimientos; el miedo y la ira lo abrumaron. Desde que asistió a un programa para jóvenes organizado por Save the Children en Colombia, ha comenzado a superar su trauma.

Era normal que saliéramos de nuestra casa una y otra vez debido a los enfrentamientos. Y era habitual escuchar a la gente disparándose entre sí en las calles"

10.    Amal, 11 años 

Superviviente de la Guerra Civil Siria

Amal huyó de la ciudad de Homs, en Siria, a la edad de siete años y buscó refugio en el Líbano. Ella y su familia han estado viviendo en un campo de refugiados desde 2014. Su padre dice que llora mucho y rara vez habla, después del trauma que experimentaron en Siria. Dice que es porque extraña mucho a su abuela, que tuvo que quedarse. Nadie sabe qué ha sido de ella.

La guerra es más que una operación militar. Es una guerra contra los niños y las niñas”

La guerra es más que una operación militar. Es una guerra contra los niños y las niñas”
 

Image
Image

11.    Rajiya, nueve meses 

Nacida en un campo de refugiados rohingya en Bangladés

Desde agosto de 2017, más de 745.000 rohingya han huido de Myanmar a campos de refugiados en Bangladés. La madre de Rajiya, Jannat Khatun, de 20 años, fue una de ellas.
Rajiya nació en el campo de refugiados de Cox's Bazar en marzo de 2019, en un centro de salud dirigido por Save the Children. Nacida el año pasado, cuando la organización conmemoraba el centenario de su fundación, es un símbolo de esperanza para un nuevo siglo.

Hoy, Rajiya vive con su madre, una prima de su madre y su abuela en un sencillo refugio de lona y bambú. Comparten el campo de refugiados con más de un millón de personas.

Tuvimos que dejar todo atrás,  nuestra casa y nuestras tierras, los campos de arroz, las vacas, y huir. Les dimos nuestras joyas para cruzar la frontera, todo lo que llevábamos"

Desde Save the Children seguimos defendiendo los derechos de los niños y las niñas en zonas de guerra en todo el mundo. Desde Afganistán a Siria, de Malí a Somalia, nuestros equipos no se detienen ante nada para brindar atención médica, apoyo psicológico, alimentos y bienes de primera necesidad a millones de niños y niñas en primera línea. 

Nuestro Fondo de Emergencia permite a nuestros equipos responder rápidamente cada vez que comienzan los enfrentamientos, y estamos allí para ayudar a la infancia a recuperarse y reconstruir su vida, cuando las bombas y las balas dejan de formar parte de sus vidas.

Image
No a la guerra contra la infancia

ayúdales a sobrevivir
Hazte socio

Haz ahora algo extraordinario
Cantidad mensual

Atención médica para 12 niños y niñas durante un mes.

Atención médica para 15 niños y niñas durante un mes.

Atención médica para 18 niños y niñas durante un mes.

Cantidad puntual

Tus cuotas de socio tienen beneficios fiscales. Podrás desgravarte hasta un 80% de tu donación.