Image
Lydia Bosch en Libano

Infancia refugiada

Lydia Bosch
en Líbano

  

Lydia Bosch nos acompaña a Líbano para conocer las necesidades de la infancia refugiada

La actriz Lydia Bosch ha viajado a Líbano para recorrer durante días los campos de refugiados del país, conocer la situación de las familias y niños que viven en ellos y el trabajo de Save the Children.

Con la llegada del invierno la vida en los campos se vuelve muy dura por la falta de acondicionamientos básico. Líbano acoge a cerca de 1,5 millones de personas refugiadas y la mayoría son niños y niñas que han tenido que huir de la guerra en Siria.

Lydia Bosch ha recorrido nuestros proyectos en Bekaa, la región donde se concentra un mayor número de refugiados, y ha visitado los campos que acogen a familias de Palestina. En Bekaa, la actriz ha sido testigo de la dureza del invierno: casas inundadas por las lluvias, paredes y techos de tela y lona por los que se filtra el agua y el frío y niños y niñas sin calzado mínimo o ropa de abrigo.

Es terrible ver cómo niños y niñas que han tenido que huir de la guerra viven en estas condiciones

Lydia Bosch

La actriz Lydia Bosch se ha conmovido profundamente al escuchar a las madres desesperadas porque no les pueden dar ningún futuro. Le ha dolido mucho oír decir a un niño que ya no le queda ni un uno por ciento de esperanza y que prefiere la muerte a la vida.

El frio del invierno puede ser mortal

En los campamentos de refugiados los inviernos son duros y las inadecuadas condiciones de alojamiento pueden ser mortales. Cuando las personas refugiadas, desplazadas y migrantes duermen al aire libre o en lugares fríos se exponen a la hipotermia, la congelación y a otras condiciones adversas para su salud. En condiciones extremadamente frías, los niños y las niñas pequeños corren un mayor riesgo de hipotermia porque no pueden regular su temperatura corporal al igual que las personas adultas.

La situación de los refugiados sirios es cada vez más grave tras nueve años de guerra continuada y tras la escalada de los ataques. Solo en Idlib, en el noroeste de Siria, un niño ha muerto cada día desde que el pasado mes de diciembre se intensificase la violencia.

Nuestro trabajo para ayudarles

Desde Save the Children trabajamos en los campamentos de refugiados donde se encuentra la infancia siria a través de programas de educación y atención psicológica en espacios seguros para la infancia, y programas de asistencia en emergencias para asegurar la protección de los niños y niñas en todo momento.

Al mismo tiempo, distribuimos mantas, colchonetas, lonas de plástico y kits de higiene para garantizar que la infancia siria pase el invierno en condiciones dignas, y kits de educación (con libros, lápices y estuches) para que los niños y las niñas puedan seguir recibiendo una educación de calidad.