Image

Informe:

Hope under the rubble

  

Cuatro de cada cinco niños en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, cuyas casas han sido demolidas por las autoridades israelíes dicen que se sienten abandonados por el mundo. Así lo revela nuestro nuevo informe ‘Hope under the rubble: the impact of Israel’s home demolition policy on Palestinian children and their families’ (Esperanza bajo los escombros: el impacto de la política de demolición de viviendas de Israel en la infancia palestina y en sus familias). 

Para este informe consultamos a 217 familias palestinas, en Cisjordania y Jerusalén Este, a las que las autoridades israelíes han demolido sus hogares durante los últimos diez años. El 80% de los niños y las niñas consultados respondieron que perdieron la esperanza en la capacidad, no solo de la comunidad internacional, sino también de las autoridades e incluso de sus padres para ayudarlos y protegerlos. Nos trasladan que se sienten impotentes y con pocas esperanzas sobre su futuro. Siete de cada diez niños declaran que perciben estar socialmente aislados y no tenían ninguna conexión con sus comunidades después de que sus casas fueron demolidas.

Estas entrevistas impactantes deberían ser un grito de alerta para la comunidad internacional: los niños, las niñas y sus familias se sienten abatidos e impotentes. Desde 1967, las autoridades israelíes han demolido 28.000 hogares palestinos. Cada demolición ha desarraigado a todo un núcleo familiar, cancelando los sueños y las esperanzas de 6.000 niños, niñas y sus familias en los últimos 12 años.

Descarga el informe ‘Hope under the rubble: the impact of Israel’s home demolition policy on Palestinian children and their families’ (en inglés):

DESCARGAR