Image

Informe
Protejamos a una generación

  

El derecho a la educación de los niños y las niñas que viven en los lugares más pobres del mundo está en grave peligro por la Covid-19. En los seis meses transcurridos desde que el virus fue declarado pandemia global, los niños y las niñas más vulnerables han perdido rápidamente el acceso a la educación, la atención médica y la alimentación, y también han sufrido los mayores riesgos de contagio.

Así lo revela nuestro último informe “Protect a Generation (Protejamos a una generación)”, para el que hemos hecho la mayor encuesta a nivel global desde que se declaró la pandemia de la Covid-19. El estudio refleja que dos tercios de los niños y las niñas en todo el mundo no tuvieron ningún contacto con el profesorado durante el confinamiento y que ocho de cada diez alumnos dicen haber aprendido poco o nada desde que cerraron las escuelas. 

La encuesta también muestra que, en los últimos seis meses, el 63% de las niñas ha tenido que hacer con más frecuencia las tareas domésticas, en comparación con el 43% de los niños. Asimismo, el 93% de los hogares que perdieron más de la mitad de sus ingresos debido a la pandemia han expresado tener dificultades para acceder a los servicios de salud. Otra cuestión preocupante es que la violencia reportada dentro del hogar se ha duplicado en este periodo. 
 

Descargar el informe 'Protect a Generation (Protejamos a una generación)' (en inglés):

DESCARGAR

Descargar el resumen ejecutivo 'Protect a Generation (Protejamos a una generación)' (en español):

DESCARGAR