Image
0009_0026_save_25022015.jpg

Internet, redes sociales y la necesidad de trabajar en la protección de la infancia

Yolanda Román, Responsable de Incidencia política, explica por qué nos vamos mañana con la Agenda de Infancia al Congreso de los Diputados.

Con motivo de la discusión hoy, en Pleno del Congreso, de la Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario Popular sobre la seguridad de los menores en las redes sociales en Internet , desde Save the Children queremos aportar las siguientes consideraciones:

El problema de la seguridad de los menores de edad en Internet debe abordarse con un enfoque más amplio de prevención de todas las formas de violencia contra la infancia. Los niños y las niñas están expuestos a sufrir múltiples formas de violencia, maltrato y abuso, en diferentes ámbitos. Internet es uno de los ámbitos en los que se detectan a diario formas, nuevas y antiguas, de violencia contra la infancia: el grooming, el ciberbullying o el sexting conviven con otras formas de violencia menos novedosas como la pornografía infantil y la explotación sexual de niños y niñas.

La información y el conocimiento, clave para la prevención

Además de todos los esfuerzos policiales destinados a la persecución eficaz de los delitos en internet contra menores de edad, son necesarios esfuerzos políticos para garantizar el cumplimiento de los derechos de los niños y las niñas en el marco de una utilización segura de las tecnologías de la información, incluidas Internet y las distintas redes sociales. Para ello, es necesario impulsar acciones de carácter preventivo en los ámbitos de la educación y los servicios sociales, promocionando programas para generar conocimiento de los riesgos en Internet, destinados tanto a los educadores como a los padres y a los propios niños y niñas. Save the Children lleva tiempo ofreciendo materiales y consejos para padres e hijos sobre los riesgos en Internet y sobre una utilización segura de las redes sociales. El éxito de la campaña De aquí no pasas, financiada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con cerca de 30.000 visitas, pone de manifiesto la enorme demanda social de estas herramientas.

Por otra parte, las acciones preventivas no pueden limitarse a campañas y programas de sensibilización y generación de conocimiento para el uso de seguro de Internet entre los niños, niñas y adolescentes. Los esfuerzos en el ámbito de la prevención deben abordar los riesgos para la infancia en Internet no sólo teniendo en cuenta a estos como usuarios. Internet se convierte muchas veces en un vehículo para la difusión y la comisión de delitos como la pornografía infantil y la explotación o el turimo sexual. En la prevención de estos delitos debe incluirse al sector privado y del ámbito empresarial. No sólo a las propias redes sociales (como Tuenti, Facebook y otras habiltualmente utilizadas por niños y jóvenes), y con las que ya existen distintos acuerdos de colaboración (junto con Google y un grupo de organizaciones de infancia presentábamos el año pasado el Centro de Seguridad Familiar, con recursos para los padres y madres), sino al sector de las tecnologías de la información y la comunicación, el sector bancario y financiero, así como el relacionado con la industria de viajes y turismo. El Gobierno debería promover la adopción de normas internas de autorregulación y corregulación en sector privado, en sentido amplio, para garantizar la protección de la infancia en Internet.

Mejorar la coordinación entre instituciones, clave para mejorar la protección de la infancia

Otro aspecto que debe abordarse en el marco de este debate es la necesidad de reforzar y garantizar los mecanismos nacionales de coordinación entre los distintos organismos responsables de la protección de los niños y niñas y la prevención de la violencia contra la infancia y los abusos, entre otros, en el ámbito de la educación, la sanidad, los servicios sociales, la policía y las autoridades judiciales. Esta coordinación debería facilitar también la necesaria recogida de datos para el ánalisis continuo de esta realidad, en la que se producen cambios y novedades a gran velocidad.

Finalmente, la discusión de esta Proposición no de Ley sobre seguridad de los menores en las redes sociales, debería constituir una oportunidad para recordar al Gobierno la necesidad de trasponer las previsiones de la Directiva 2011/92/UE de 13 de diciembre de 2011, relativa a la lucha contra los abusos sexuales yla explotación sexual de los menores y la pornografía infantil. Todo ello en el marco del cumplimiento del compromiso internacional asumido por España en el Convenio europeo de protección de los niños contra la explotación y el abuso sexual (denominado Convenio de Lanzarote).