La atención integral a la infancia y el trabajo en red

Las claves de Save the Children para la mejora de la infancia en situaciones de vulnerabilidad

27 Julio 2015

Actualmente en España, 1 de cada 3 niños vive en riesgo de pobreza y exclusión social. El contexto actual de crisis económica ha hecho que la pobreza sea más extensa, más intensa y más crónica, afectando especialmente a los niños y niñas, víctimas invisibles de esta situación.

En Save the Children llevamos más de 20 años desarrollando programas de atención a la infancia más vulnerable, proporcionando una atención integral a los niños, niñas y sus familias, para que la situación económica o de exclusión social en la que viven no les impida disfrutar plenamente de sus derechos y puedan alcanzar el máximo de sus capacidades.

Trabajamos desde un enfoque de derechos y por lo tanto nuestra misión va más allá de actuar directamente ante la vulneración de derechos. Entre nuestros objetivos también están el fortalecimiento estructuras públicas, privadas y de la sociedad civil.

Desde 2012 Save the Children está desarrollando el Programa de Lucha Contra la Pobreza Infantil a través de un modelo propio de Atención Integral a la Infancia. La experiencia nos dice que son las acciones integrales las que contribuyen a cambios reales en la infancia y su familia.

En consonancia con la experiencia de trabajo de Save the Children en Cooperación Internacional y en coherencia con el enfoque de derechos desde el que trabajamos, el Programa de Lucha contra la Pobreza Infantil se lleva a cabo a través del trabajo en red, fortaleciendo a entidades locales especialistas en el trabajo con la infancia en situación de vulnerabilidad o en contextos desfavorecidos, conocedoras de la realidad más cercana y las necesidades más acuciantes de las personas en riesgo de exclusión.

En Sevilla hemos empezado a desarrollar este modelo de trabajo en red con dos entidades AESIM y MATICES.

La Asociación de Estudios Sociales por la Igualdad de la Mujer (AESIM) inició su andadura en el año 1986 y desde entonces su presencia en la zona norte de Sevilla se hace cada vez más significativa  y se ha convertido en un verdadero referente para al ciudadanía, para otras entidades sociales y para la administración en el territorio. AESIM desarrolla su  labor con aquellos sectores de la población con dificultades de integración social y en riesgo de exclusión, motivada por diferentes causas: mujeres, menores, mayores, familia y otros colectivos. Trabajan diferentes áreas de intervención, como son la formación, el empleo, la mediación, la erradicación de la violencia, la reforma juvenil y la protección de los menores de edad desde la integración de las diferentes disciplinas sociales con el fin de procurar una atención integral.

MATICES es una Cooperativa de Interés Social, una organización sin ánimo de lucro dedicada desde 2009 a servir como plataforma y atender a las necesidades de la población infanto-juvenil y sus familias, que tiene como Misión promover iniciativas de Inclusión Social, fomentando la participación ciudadana a través de programas de prevención y de sensibilización. Al mismo tiempo que busca favorecer la promoción y cohesión educativa, personal, social y laboral mediante proyectos de inserción sociolaboral y socioeducativos.

Junto con estas dos entidades estamos desarrollando dos proyectos en la actualidad. El primero, con AESIM, supone el desarrollo de dos de las líneas que conforman el Programa de Lucha contra la Pobreza Infantil en España.

La primera línea de actuación del Programa, se centra en la lucha contra el fracaso escolar.  Trabajamos para reducir el absentismo escolar, el abandono temprano de la educación y mejorar el rendimiento escolar inculcando técnicas de estudio, facilitando un espacio adecuado para estudiar y realizar las tareas escolares, con adultos de referencia que les ayuden a resolver sus dudas y con material de soporte y consulta (libros, acceso a internet…).

La segunda línea de actuación se centra en crear espacios seguros para la infancia que favorezcan el juego, ya que la socialización de los niños es clave en su desarrollo. En estos espacios pueden mejorar sus relaciones, aprenden a no tratarse con violencia, valores, normas de convivencia y respeto hacia otros y el entorno, y se fomentan hábitos de vida saludable y de higiene.

Durante este curso escolar hemos podido dar cabida hasta 80 plazas y para el próximo curso estimamos que se puedan ofertar hasta 120 plazas para la zona norte de Sevilla. La valoración sobre esta primera primera experiencia está siendo muy positiva. Consideramos que uno de los éxitos del programa, además de la implantación de AESIM en el territorio, es la coordinación con los Servicios Sociales Comunitarios, para el abordaje integral de las necesidades de los niños y sus familias. Como conclusión sobre esta primera parte, podríamos presentar un informe técnico, pero consideramos que son las palabras más sencillas las que describen nuestra primera valoración: Los niños, las niñas y las familias en situación de pobreza y riesgo de exclusión lo necesitan y los resultados de desarrollo de estas dos líneas de actuación son transformadores.

Con la segunda entidad con la que estamos trabajando, MATICES, estamos desarrollando un proyecto de prevención de la violencia contra la infancia.
Este proyecto se centra en la identificación de las situaciones de acoso escolar y ciberacoso y en ofrecer a los participantes (niños, niñas, familias y p rofesionales) pautas de actuación ante estas situaciones. La experiencia y la especificidad de MATICES  en el ámbito de la orientación y la psicopedagogía, está permitiendo que a través de un proyecto de prevención de la violencia contra la infancia, se estén identificando casos y se está asesorando a los profesionales de los niños y niñas que se puedan encontrar en esta situación, animándolos a que ante cualquier supuesto, se ponga en práctica el Protocolo de Actuación en casos de Acoso Escolar para Andalucía.

En el momento actual, donde la pobreza infantil en España está llegando a cifras alarmantes e irritantes, desde Save the Children lo tenemos claro: la atención integral a la infancia en esta situación es la clave, el trabajo en red es el modelo y la incidencia política con el objetivo de conseguir cambios normativos para todos los niños y niñas es el camino.

Desde Save the Children, no queremos vincular necesariamente las situaciones de pobreza a las de violencia, pero sí tenemos que decir que nuestra experiencia nos dice que en contextos de pobreza está habiendo un notable repunte de situaciones de violencia contra la infancia en todas sus formas.

Nuestro trabajo consiste en conseguir mejoras inmediatas y duraderas para la infancia y para ello, además de tener evidencias sobre cómo abordar estas situaciones, lo primero es visibilizarlas. La infancia no sólo es futuro. La infancia es el presente y necesita de la implicación de todos, ahora.