Las armas matan niños y niñas

23 Octubre 2018

Un país que muere lentamente por la guerra. Cada día somos testigos del impacto devastador que el conflicto está teniendo en las vidas de la población civil, en especial de niños y niñas, así como del constante deterioro de la situación humanitaria. Durante casi cuatro años, los niños y las niñas yemeníes han sido víctimas constantes de vulneraciones de sus derechos por todas las partes en conflicto, incluyendo ataques indiscriminados, negación del acceso a ayuda humanitaria y el uso del hambre como arma de guerra.

Según el informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU publicado en agosto de 2018, más de 6.000 personas han muerto desde el comienzo de los ataques, y más de 10.000 han resultado heridas. Los bombardeos de la Coalición liderada por Arabia Saudí son los responsables de la mayoría de las víctimas civiles, con ataques a zonas residenciales, mercados, bodas y funerales, centros de detención e instalaciones sanitarias. Ante esta situación, es evidente que cualquier transferencia de material militar a las partes en conflicto en Yemen conlleva el riesgo de que puedan acabar provocando más destrucción y sufrimiento en el país.

 

Vender armas es matar a la población civil

Por ello, España debe poner fin a todas las transferencias de armas a Arabia Saudí, incluyendo las exportaciones directas y las indirectas a través de otros países, mientras que exista el riesgo sustancial de que puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos en Yemen. En Save the Children llevamos tiempo pidiendo al Gobierno de Pedro Sánchez que tome medidas para garantizar la protección de los niños y las niñas afectados por la violencia en Yemen, inste a las partes en conflicto a que pongan fin a los ataques indiscriminados contra la población civil y exija rendición de cuentas para sus perpetradores.

España debe implicarse activamente en la búsqueda de una solución política al conflicto a través de un proceso participativo que tenga en cuenta la opinión de mujeres, niños y sociedad civil. Si el Gobierno español suspendiera la venta de cualquier tipo de armamento a Arabia Saudí, cumpliría finalmente con la legislación española sobre el comercio de armas y doble uso de 2007 y con el Tratado de Comercio de Armas ratificado en 2014, que prohíbe la exportación de armas cuando estas puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves de derechos humanos y del derecho internacional humanitario. España actuaría además de manera coherente con el importante papel que tiene a nivel global para la protección de la infancia en conflictos armados y, en particular, para la protección de escuelas y hospitales ante potenciales ataques.

Por eso en Save the Children no vamos a dejar de pedirle al Gobierno que actúe por la infancia en Yemen

Firma nuestra petición

63.830 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 80.000.

Únete, firma nuestra petición

Nueve dígitos. No utilices espacios