Las lluvias no han llegado a Mauritania

120.000 niños sufren desnutrición aguda

20 Diciembre 2017

Unos 120.000 niños y niñas menores de cinco años sufren desnutrición aguda en Mauritania como consecuencia de la crisis alimentaria que sufre el país debido a las recurrentes sequías de los últimos años Los más afectados son los niños menores de dos años.

En lo que llevamos de año hemos actuado en 89 pueblos de Brakna, unas de las cuatro regiones más pobres del país, llegando a atender a más de 10.000 mauritanos- unas 1.450 familias. Ambas organizaciones estamos actuando en el territorio distribuyendo transferencias de efectivo, kits de higiene y harinas enriquecidas a niños menores de dos años, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia entre los meses de mayo y agosto, época de sequía en el país.

Este año, junto al reparto de los 5.700 kilos de esta harina, se han realizado demostraciones culinarias en los poblados para enseñar a las familias cómo prepararlas correctamente, una labor de sensibilización en las que las madres aprenden la importancia de la higiene de los utensilios de cocina y reciben consejos para prevenir la desnutrición de sus hijos.

Belkehir tiene 33 años y vive sola con sus siete hijos en uno de los poblados donde se distribuye la ayuda.

Los pocos cultivos que conseguimos ahora los tengo que vender para poder alimentar al ganado. Sin la ayuda, ahora solo podríamos comer una vez al día, incluso algunos días no podría dar de comer a mis hijos.”

Belkehir

De cara a detectar los casos de desnutrición infantil cuanto antes, durante los repartos de la ayuda y las trasferencias de efectivo se realiza una monitorización de los niños y niñas. En el caso de identificar que alguno de ellos sufre desnutrición, se le deriva a uno de los centros nutricionales de la zona.

Halima vive con sus ocho hijos en el pueblo de Essade Hay Towress, en la región de Brakna. Sus dos hijos más pequeños, de cinco y dos años respectivamente, fueron diagnosticados de desnutrición severa.

Mi hijo pequeño sigue presentando secuelas, tiene la mirada perdida la mayoría del tiempo. La mayor sangra por la nariz a veces. Es muy complicado criar a tus hijos en esta época, sin cultivos y agua suficiente"

Halima

 

La crisis alimentaria no es una situación excepcional en Mauritania, es un problema crónico que afecta sobre todo a los más pequeños. Aquí, uno de cada tres bebés nace por debajo de su peso y el 28 por ciento de los niños y niñas padecen retraso en su crecimiento debido a la desnutrición crónica. Mientras esta situación crítica continúe, es imprescindible que sigamos apoyando a las familias más pobres en el periodo del año en que se quedan sin reservas.

Para combatir esta lacra y reducir la mortalidad entre los niños más vulnerables, estamos trabajando trabaja desde 2012 junto a la Dirección General de Protección Civil Europea y Operaciones de Ayuda Humanitaria (ECHO) a través de un programa de ayuda en la región de Brakna, al suroeste del país.

En 2018 los desafíos se multiplican. Tras una campaña agrícola extremadamente pobre y con un gran déficit de lluvias, se prevé que la situación nutricional se agrave y que el número de casos de desnutrición severa aumente significativamente, hasta llegar a 165.000 niños, niñas y mujeres embarazadas y lactantes con necesidad de tratamiento. Esta situación podría empeorar aún más si no se toman las medidas necesarias para reducir el impacto que está teniendo la sequía sobre las familias más vulnerables.

Nosotros seguiremos trabajando en terreno para llegar a todos los niños y niñas en situación de vulnerabilidad.