Las madres solas y sus hijos, los más vulnerables en Euskadi

27 Julio 2015

Más de la mitad de los niños y niñas que viven en hogares monoparentales del País Vasco está en riesgo de pobreza o exclusión social. En concreto, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 51% de los hogares monoparentales de esta comunidad autónoma, en su mayoría compuestos por madres solas, se encuentran en esta situación. En el informe “Más solas que nunca“, Save the Children denuncia que las familias formadas por madres solas con hijos a cargo son las que tienen las tasas más altas de pobreza infantil.

“Llevo como ocho años sin ir a una tienda a comprarme ropa, todo lo que visto es heredado, de lo que me da la gente, porque no me llega. Pero tengo calor en mi casa para que mi hijo se bañe, tengo un vaso de leche para él siempre”.

Así habla Esther, vitoriana, de 44 años y madre de un hijo de 8 años.

Esther es la única persona que aporta ingresos a su familia y ella sola tiene que hacer frente a todos los gastos que supone sacar adelante a Joseba, su hijo de 8 años: comida, ropa, material escolar, actividades extraescolares, calefacción, agua, electricidad, el dentista que su hijo necesita para no tener los mismos problemas dentales que ella ha padecido. En definitiva, su día a día se convierte en una lucha por conciliar el apoyo y el cariño que su hijo necesita con el esfuerzo por tener los recursos suficientes para cubrir todos los gastos. Hay días en los que la cabeza de Esther no da abasto!

“Me ha bajado un poco el trabajo y el piso me come todo el dinero. Prácticamente no me queda dinero para vivir, si no es por la ayuda de mi madre”, se lamenta Esther. No es difícil entender que el cuidado de los hijos por parte de una sola persona en circunstancias adversas puede llegar a afectar a la salud, tanto de la madre como del niño, y generar patologías de carácter físico o mental. La precariedad económica incide directamente sobre la salud, tanto de las madres como de los hijos.

Las familias monomarentales llevan mucho tiempo solas. Terminemos con esta soledad, reconozcamos la soledad de estas familias, empecemos a tejer esa red de apoyo que muchas de ellas y sus hijos necesitan, exijamos a las Administraciones vascas que pongan en marcha medidas sencillas, pero útiles, para que su situación y la de sus hijos e hijas mejore. No permitamos por más tiempo que los hijos de las familias monomarentales tengan menos oportunidades que los hijos e hijas de otras familias.

¿Qué tal si empezamos por un reconocimiento legal de su situación? Es un primer paso, pero muy útil, porque permitirá que las familias monoparentales puedan acceder a las ayudas, becas y apoyos que necesitan, igual que lo hacen las familias numerosas que, con el simple hecho de enseñar su carné de familia numerosa acceden directamente a beneficios que a día de hoy todavía son una quimera para las familias monoparentales.

No esperemos más, su reconocimiento legal supondrá una mayor inversión en infancia, supondrá mejorar la situación de miles de los niños y niñas, hijos e hijas de familias monoparentales.

 

[EUS.]

(Andrea Calvok itzulita)
 
Bakarrik bizi diren amak eta haien seme-alabak ahulenak Euskadin
 
Euskal Herrian bizi diren guraso bakarreko familietako haurren erdia baino gehiago pobrezia eta gizarte-bazterketa pairatzeko arriskuan daude. Konkretuki, Estadistika Intituto Nazionala (EIN), autonomi erkidego honetako  guraso bakarreko familien %51a, gehienak amek osatutakoak, egoera horretan aurkitzen dira. "Inoiz baino bakarrago" txostenean, haien ardurapean dituzten seme-alaben amek, soilik, osatutako familiak  haur pobrezi tasa altuenak dituztenak direla salatzen du Save the Children-ek.
 
Zortzi urte daraman denda batera arropa erostera joan gabe, jansten dudan guztia jendea emanda edo herentzian jasotakoa da. Baina etxean ez zait berorik falta nire semea dutxa har dezan eta edalontzi bete esne bat daukat beti berarentzat". Honela hizt egiten du Estherrek, gasteiztarra, 8 urteko seme baten ama dena.
 
Esther da bere familian diru sarrerak lortzen dituen pertsona bakarra eta gastu guztiei aurre egin behar diona Joseba, 8 urteko semea, aurrera ateratzeko: janaria, arropa, eskolarako materiala, eskola kanpoko ekintzak, berogailua, ura, elektrizitatea, eta bere semeak behar duen dentista, Josebak bere amak ahoan izan dituen arazoak ez pairatzeko. Laburbilduz, bere eguneroko bizitza borroka batean bihurtzen da  bere semea behar duen laguntza eta maitasuna, eta gastu guztiak ordaintzeko baliabideak lortzearen artean.

Lan gutxiago daukat eta etxe mantentzeak ia diru guztia eramaten dit. Ia ez zait bizitzeko diru geratzen, nire amaren laguntzagatik izango ez balitz"

Tamaltzen da Esther. Es da zaila ulertzea seme-alaben zainketa pertsona bakar baten ardura denean honelako kontrako egoera, osasunean eragin kaltegarriak izan daitekeela, bai amarengan bai seme edo alabarengan, eta fisikoki eta metalki patologiak sortu daitezkeela ere bai. Egoera ekonomiko larriak osasunean eragina zuzena dauka, bai guraso eta haurreengan.
 
Guraso bakar bateko familiak denbora asko daramate bakarrik. Amaiera eman diezaiogun bakardade honi, onar ditzagun behingoz familien bakardade hori, hasi gaitezen ama askok eta haien seme-alabek behar duten laguntza sarea josten Euskal Administrazioak neurri errazak baina erabilgarriak indarrean jar ditzaten, haien egoera eta haurrena hobetzeko. Ez dezagun onartu  guraso bakar bateko familietan bizi diren haurrak aukera gutxiago izaten dezaten beste familietakoemin konparatuz.
 
Zer moduz haien egoeraren aitorpenarekin hasten bagara? Lehenego urrats bat da, baina oso garratzitsua familiek behar dituzten laguntzak, bekak  eta diru laguntzak eskuratu ahal izateko, familia ugariek haien karneta erakustean egiten duten bezala, baztertuak izan gabe.
 
Ez dugu gehiago espero, lege aitorpenak diru inbertsio handiagoa suposatuko du haurtzerorako, eta haurren eta guraso bakarreko familietan bizi diren seme-alaben egoeraren hobekuntzan lagunduko du.