Image
rs98233_mg_7728-lpr.jpg

Los espacios seguros, un lugar en el que jugar en Nepal

Las noticias que llevamos semanas recibiendo desde Nepal nos muestran un panorama desolador. Al menos 7.040 personas han muerto y hay más de 14.000 están heridos. Las carreteras se han visto muy dañadas y el acceso a ciertas zonas rurales, como el distrito de Gorkha es prácticamente imposible.

Nosotros seguimos trabajando para hacer que la vida de los que lo han perdido todo, recupere parte de la normalidad. Por eso uno de los grandes hitos de esta semana ha sido la puesta en marcha de los primeros espacios seguros. En este caso en Bhaktapur. 

Los espacios seguros son lugares protegidos donde los niños pueden jugar. Estos espacios son una de las primeras intervenciones que llevamos a cabo en estas situaciones. Aquí participan en actividades organizadas para jugar, socializarse, aprender y expresarse mientras, poco a poco, van reconstruyendo sus vidas.

Estos espacios seguros son una de las intervenciones claves para proteger a los niños de los daños físicos y los traumas psicosociales. Buscamos que puedan seguir aprendiendo y desarrollándose tanto durante la emergencia como en el tiempo que llevará que estos niños vuelvan a la normalidad.

Son lugares que pueden ayudar a disminuir la serie de efectos que una crisis puede tener en los niños. Las actividades que se llevan a cabo están diseñadas para que los niños puedan aprovechar sus capacidades para enfrentarse a la situación que están viviendo. En muchos casos, pueden ayudar a minimizar la interrupción de sus oportunidades de aprendizaje y desarrollo que les ofrece la escuela.

Estamos hablando en todo momento de espacios supervisados en los cuales los padres o las personas que cuidan de los niños pueden dejarlos mientras que se dedican a recoger comida y agua, reconstruir sus casas o buscar trabajo. Aun así, se les ofrece a los padres o cuidadores de los niños, la oportunidad de involucrarse activamente, que compartan información e incrementen su propia confianza para proteger y cuidar a sus niños.

Los niños merecen ser felices, tener un futuro. Nosotros no vamos a dejar de luchar y te pedimos que tú tampoco lo hagas, ayúdanos.