Menores sin
referentes familiares

Menores extranjeros sin familia

  

Cuando hablamos de procesos migratorios, hay datos que no siempre nos indican la realidad de un fenómeno que ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad y que, de por sí, no representa ninguna amenaza para la sociedad.

Además, en muchos casos cuando los diferentes actores implicados se refieren a menores sin referentes familiares (antes denominados MENAS, menores extranjeros no acompañados) nos empeñamos en no ver a niños, niñas y adolescentes como tales, y solo ver su condición de extranjeros.

Hazte socio. Cambia su vida.

Hazte Socio
colabora ya

Alimentas a 4 niños durante 1 mes.

Alimentas a 6 niños durante 1 mes.

Alimentas a 8 niños durante 1 mes.

Tu aportación tiene beneficios fiscales. Podrás desgravarte hasta un 75% de tu donación.

La situación en Europa y en España

Una de cada cinco personas que entran por el mar Mediterráneo es niño, niña o adolescente en su momento. Los Estados miembros de la UE casi nunca le dan prioridad a las vidas de los migrantes y solicitantes de asilo que cruzan el Mediterráneo, entre los cuales hay muchos niños y niñas, y en algún caso las autoridades no cooperan adecuadamente para garantizar el desembarque oportuno y seguro de las personas rescatadas.

La creencia común es que llegan oleadas de extranjeros, pero los datos oficiales nos dicen que en realidad el número de personas con nacionalidad extranjera en la UE es de 22,3 millones, o sea tan solo un 4,4 % de la población.

Nuestra organización reclama que el proceso de rescate se debe hacer de manera coordinada y centrada en la solución entre la Comisión Europea y los Estados miembros de la UE. Además, es importante asegurar un equilibrio justo entre los países de primera llegada, como España, Italia, Malta o Grecia, y los países con mayores peticiones de asilo, como Alemania o Suecia.

En 2018, tan solo 65.400 personas extranjeras llegaron a España de manera irregular, un 1,19% del total de llegadas. Esto quiere decir que, en contra de lo que se cree, el 98,8% del total de extranjeros que llegaron a nuestro país, lo hicieron de manera regular.

Más del 70 % de niños, niñas y adolescentes sin referente familiar viven en 5 comunidades autónomas: están en el sistema de acogida de Andalucía, Ceuta, Melilla, Catalunya y Euskadi.

La presión migratoria en los puntos de entrada al territorio y la falta de mecanismos de cooperación entre comunidades hace que la calidad de la acogida y la protección que se les reserva a los menores no sea la adecuada.

El actual procedimiento de determinación de edad

En el año 2018, se registraron en España casi 7.000 nuevas llegadas de menores migrantes sin referente familiar.

Esta es una estimación, debido a las grandes dificultades en la identificación de los menores de edad, juntas con la poca fiabilidad del procedimiento en sí que se está utilizando.

El método de observación empleado hasta la fecha es el denominado Greulich-Pyle, que se basa en el desarrollo óseo y sirve para determinar la edad de los niños y niñas. Está demostrado que es inadecuado para la población no europea, ya que existen grandes diferencias basadas en el origen étnico y la condición socio-económica de la persona y tiene un amplísimo margen de error.

Medidas para ayudar a los niños y niñas sin referentes familiares

Desde nuestra organización expresamos la necesidad de gestionar las migraciones de manera responsable y sostenible, con un enfoque integral, que garantice el respeto a los derechos humanos, el cumplimiento de las obligaciones y que aproveche las oportunidades de la movilidad para los países de origen y de destino. A continuación, nuestras propuestas para mejorar la situación de los niños y las niñas más vulnerables en España:

1. Una de las peticiones que seguimos recomendando es la creación de un protocolo de llegadas marítimas con enfoque de infancia. Es fundamental para que los países miembros de la Unión Europea adopten un protocolo que asegure la identificación de los menores de edad y que al mismo tiempo garantice la detección temprana de los perfiles más vulnerables.

2. Un paso fundamental para mejorar la situación para garantizar los derechos de la infancia es aumentar los esfuerzos de todas las administraciones para lleva a cabo mejores política de inclusión. Se trata de poner en marcha una estrategia integral para la protección e inclusión de la infancia migrante y refugiada sin referente familiar, que incluya mecanismos de responsabilidad compartida y reparto de tareas entre todos los actores a nivel estatal, autonómico y local.

3. Por último, un paso fundamental sería la realización de un procedimiento de determinación de la edad con garantías para todos los menores sin referentes familiares. Se trataría de establecer un nuevo procedimiento de determinación de la edad en la Ley de protección jurídica del menor, que garantice la correcta identificación. Esto comportaría que todo niño o niña acceda al sistema de protección y que este sea respetuoso con sus derechos tal y como exige el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas.

Contando los pasos

Si quieres profundizar los fenómenos migratorios te recomendamos nuestro dossier “Contando los pasos”, en el cual podrás conocer la realidad de las migraciones, comparando los datos mundiales con los de Europa y España.

Te ayudará a entender la situación en la que viven los niños y las niñas más vulnerables y a conocer más en detalle nuestras propuestas para una política responsable de infancia en movimiento. Además, podrás descubrir qué hacemos para atender las necesidades que vive la infancia migrante en nuestro país.

Descargar dossier “Contando los pasos”:

DESCARGAR