Image
25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer 2019

Millones de niños y niñas
afectados por violencia de género

  

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer 2019

Casi 2 millones de niños y niñas viven en hogares en los que la mujer está sufriendo violencia de género de algún tipo: física, sexual, psicológica o económica. Así puede estimarse a partir de los datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer, elaborada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Un total de 34 menores han sido asesinados por su padre, la pareja o ex pareja de su madre desde 2013 hasta octubre de 2019.

Las consecuencias para los niños y las niñas

La violencia de género tiene graves consecuencias en el desarrollo y bienestar de estos menores: sufren síntomas depresivos, miedos, alteraciones del sueño, regresiones, problemas de socialización y de integración en la escuela y asumen roles parentales de protección hacia sus hermanos menores o su madre. Entre quienes han presenciado el asesinato de su madre, la vivencia les ocasiona un enorme trauma.

La violencia machista genera situaciones de vulnerabilidad extrema en los niños y niñas que quedan huérfanos. Desde Save the Children recordamos que la violencia de género ha dejado 275 niños y niñas huérfanos desde 2013 hasta octubre de este año y que, entre los casos registrados en 2019, el 22% vieron cómo su madre era asesinada.

Estos niños y niñas pierden de un plumazo a los dos adultos que hasta ese momento eran sus referentes y cuando no es posible que alguien de la familia se haga cargo de ellos, acaban entrando al sistema de protección para su acogimiento. Esto produce su revictimización, al tener a un padre en prisión, una madre asesinada, y encontrarse separados de su entorno familiar.

A eso se añade la vulnerabilidad económica al verse privados de los cuidados y sustento de sus madres. Además, en muchas ocasiones, dejan de percibir ingresos por los padres que puedan estar en prisión.

1_art_25n.jpg

Nuestras propuestas

Solicitamos que se haga efectiva la Ley 3/2019 de mejora de la situación de orfandad de las hijas e hijos de víctimas mortales de violencia de género, de modo que el Estado les garantice una pensión de orfandad completa sin importar si su madre cotizaba o no, ni la cuantía de su cotización. El bienestar económico de estos niños y niñas no puede estar condicionado por la vida laboral de sus madres.

Entre el resto de medidas que consideramos imprescindibles para mejorar la vida de los niños y niñas que quedan huérfanos por la violencia de género está la privación de la patria potestad del padre condenado por homicidio o asesinato de la madre y la suspensión de la guarda y custodia y del régimen de visitas desde el momento en que se inicie el procedimiento judicial. El derecho la integridad física y emocional del menor debe anteponerse a cualquier interés que pueda tener su progenitor.

Igualmente, proponemos fomentar el acogimiento en familia extensa de los menores que quedan huérfanos, ayudando a estas familias económicamente y con apoyo de profesionales. Adémas, es importante garantizar servicios públicos específicos de acompañamiento psicológico para las y los huérfanos de violencia de género.