#NutsForAHealthierWorld. Campaña contra la Desnutrición Infantil.

INC-International Nuts & Dried Fruit Council

25 Febrero 2019

Más de 2.000 niños y niñas de Mauritania, Sudán de Sur y Bangladesh recibirán tratamiento para la desnutrición gracias a la campaña #NutsForAHealthierWorld. Esta iniciativa del INC - International Nut & Dried Fruit Council ha conseguido movilizar las empresas del sector de los frutos secos para recaudar 47.800 euros.

LOS FRUTOS SECOS, UNA OPORTUNIDAD PARA COMBATIR LA DESNUTRICIÓN INFANTIL EN EL MUNDO

Empieza 2019 con indicadores y señales cada vez más claros que muestran que el número de personas que pasan hambre en el mundo crece. Hemos retrocedido a cifras de hace casi una década, pasando de 804 millones en 2016 a 821 millones en 2017. Por tanto, se hacen precisas y en algunos casos urgentes, nuevas medidas y formas de trabajar.

Paralelamente, se está avanzando en la reducción del retraso en el crecimiento de los menores. El número de niños con retraso en el crecimiento pasó de 165,2 millones en 2012 a 150,8 millones en 2017, un descenso del 9%. Aun así, hoy el 22% de los menores de cinco años sufren este retraso que está directamente relacionado con su nutrición.

Estos dos escenarios macro reflejan que el hambre, la inseguridad alimentaria y las diferentes formas de malnutrición deben seguir siendo una prioridad máxima en la agenda internacional. En este sentido desde Save the Children enfocamos toda nuestra estrategia y esfuerzos hacia los 170 millones de niños que ven impedido desarrollar todo su potencial por no tener una nutrición adecuada de forma sostenible y permanente. Una infancia sin una adecuada nutrición es mucho más vulnerable ante cualquier enfermedad, además de tener un impacto directo en su educación y en sus oportunidades de futuro.

Anualmente 2,6 millones de niños y niñas mueren por causas directamente relacionadas con la malnutrición y desgraciadamente esta cifra permanece en el tiempo. La mitad de estas muertes son de niños menores de cinco años. Nuestra estrategia de trabajo aborda las dos principales consecuencias de aquellos menores que sobreviven a la malnutrición: las vinculadas a la salud y la supervivencia y las vinculadas a las oportunidades de acceso a la educación y al desarrollo.

Cada año 1,8 millones de niños mueren a causa de neumonía, diarrea y malaria. La mortalidad de las tres enfermedades está estrechamente ligadas a la malnutrición. Un niño con un estado de nutrición suficiente tiene al menos un 60% más de posibilidades de superar la enfermedad que otro que sufra la misma patología en estado de malnutrición. Un estado nutricional adecuado multiplica las opciones de sobrevivir a la malaria, diarrea o neumonía ya que la combinación de medidas preventivas y curativas, como antibióticos, soluciones de hidratación oral y medicamentos anti-maláricos, podrían evitar casi dos tercios de estas muertes.

En este marco de trabajo, Save the Children ha diseñado una estrategia hasta 2030 que prioriza nuestro trabajo en los mil primeros días de vida. Después de cien años experiencia en el terreno, sabemos que es crucial poner todos los esfuerzos nutricionales en los primeros mil días de vida, desde el inicio del embarazo de la madre hasta el segundo cumpleaños del niño. Es el periodo más crítico porque es cuando el cerebro, el sistema inmune y el cuerpo se desarrollan más rápidamente. Sabemos que cualquier impacto negativo en este tiempo es irreversible y por eso centramos nuestro trabajo en intervenciones y programas destinados a las madres y los bebés más pequeños a través de trabajadores, voluntarios y centros sanitarios locales.