Image

Queremos un futuro mejor
para Mohammed y Jannat

  

Desde Save the Children nos preocupa mucho la situación a la que se enfrenta la infancia en Yemen. La escalada de los combates en los puntos críticos Hodeidah y Taiz, y la escasez de alimentos son factores muy preocupantes que influyen en el desarrollo de millones de niños y niñas. Cabe recordar que la infancia de este país lleva más de cinco años sufriendo las peores consecuencias de la guerra, muriendo a causa de la violencia, las enfermedades y el hambre extrema.

A esta situación tan compleja se suman problemas relacionados con la educación de los niños y las niñas que viven en Yemen. Por ello, seguimos trabajando también para que la infancia más desfavorecida tenga garantizado su derecho a estudiar, aprender y tener un futuro mejor, y hoy te queremos contar un par de historias para que entiendas la importancia de nuestra intervención en este país.

La historia de Mohammed

Mohammed es un niño de 11 años que vive en la gobernación de Adén, en Yemen, con sus padres y sus dos hermanos menores. Tuvieron que huir de Hodeida hace tres años, después de que la guerra se intensificara en la ciudad.

Los padres de Mohammed intentaron inscribirlo en varias escuelas tan pronto como llegaron a Adén, pero no fue posible debido a la falta de plazas disponibles en la escuela primaria. Después de un par de años, su madre supo que podía apuntarlo a las clases de educación no formal que nuestra organización imparte en su vecindario.

Mohammed comenzó a estudiar en nuestro centro y en pocos meses aprendió a leer y a escribir. Sus maestros quedaron impresionados con su desarrollo y aconsejaron a su madre que volviera a intentar inscribirlo en una escuela formal.

Después de una prueba de nivel en la escuela primaria de Al-Basateen, Mohammed pudo empezar a cursar el tercer grado y ahora es uno de los mejores estudiantes de su clase. Sus padres, que son analfabetos, están muy orgullosos de él y creen que la educación le proporcionará un futuro mejor.

La historia de Jannat

Jannat es una niña de 10 años que vive con sus padres y sus tres hermanos menores en la gobernación de Lahj, en Yemen.

Como muchos otros niños y niñas de su clase, tenía dificultades para escribir y leer, y le costaba mucho aprobar sus exámenes anuales.

El padre de Jannat ha tenido problemas para encontrar trabajo desde que comenzó la guerra. Pasa sus jornadas lejos de su familia buscando empleo, por lo que nunca tiene tiempo para ayudarla con sus tareas, mientras que la madre de Jannat es analfabeta. Sus padres creen que el alto número de estudiantes en su clase era una de las principales razones de su bajo rendimiento académico.

De hecho, Jannat es muy tímida y solía sentarse al fondo sin participar mucho. La maestra que notó sus dificultades le recomendó acudir a las clases de refuerzo educativo que desde Save the Children impartimos en verano en su escuela.

Jannat comenzó a asistir a estas clases en septiembre de 2020, y desde entonces su maestra notó una mejora significativa en su desempeño: comenzó a escribir y leer con mayor fluidez y su letra mejoró.

Su padre cree que el apoyo recibido por Jannat  la ha salvado del abandono escolar.

Nuestro trabajo para la infancia en Yemen 

Llevamos más de cinco décadas trabajando en Yemen. Nuestros equipos están repartidos por todo el país y desde 2015, cuando comenzó el conflicto, hemos atendido a más de dos millones de niños y niñas. Distribuimos comida, agua potable y kits de higiene a las familias y trabajamos en más de 200 centros sanitarios para tratar la desnutrición infantil y brotes de enfermedades como el cólera o la difteria.

Además, hemos trabajado en la abertura de 50 ‘Espacios Seguros para la Infancia’ donde los niños y las niñas pueden jugar e interactuar y desarrollar sus habilidades cognitivas. Casi 250.000 menores han pasado por estos espacios desde el inicio del conflicto.