Image
7-años-guerra-Ucrania

Schools as Zones of Peace
7 años de guerra en Ucrania

  

Desde 2014, la infancia en Ucrania ha vivido bajo la constante amenaza de la violencia y se ha acostumbrado a escuchar bombardeos y disparos día y noche. El conflicto está dejando muchas carreteras inaccesibles y casas dañadas. El este de Ucrania atraviesa tiempos difíciles en la actualidad: guerra, incertidumbre, profundos problemas sociales, demográficos y económicos. Pero es en esos lugares donde nosotros, junto con la ayuda de la Unión Europea, nos esforzamos con nuestro apoyo para que los niños y las niñas que se han visto obligados a vivir en el conflicto, el miedo constante y la desesperanza durante siete años no se queden atrás. Desde el inicio del conflicto, hemos ayudado a más de 400.000 niños y niñas afectados por la guerra y seguimos ayudando a la infancia más vulnerable.

Los niños y niñas han aprendido a convivir con la guerra. Sus familias han aprendido a reconstruir hogares destruidos y a curar heridas de metralla. La infancia se adapta a la guerra para sobrevivir. Tiene que adaptarse al sonido continuo de los bombardeos, a vivir rodeada de  militares, a no poder encender las luces en casa, a que sus ventanas estén tapadas con sacos de arena o  con madera. ¿Cuánto tiempo  se prolongará esta situación? Los niños y las niñas que viven en las zonas afectadas, incluidas Donetsk y Lugansk, ya padecen síndrome de estrés postraumático. Además. el coronavirus ha hecho la vida aún más difícil para la infancia en las regiones afectadas. 

Para visibilizar la situación de miles de niños y niñas en peligro, queremos difundir el documental “Schools as Zones of Peace”, que puedes ver a continuación. Es la historia de dos amigos que hablan sobre su vida en un pueblo del este de Ucrania, cerca de una de las zonas en conflicto. Los niños cuentan la historia de su vida y el día a día  en su comunidad: cómo les afecta el conflicto,  cuáles son sus sueños y esperanzas, y el importante papel de la escuela como punto de unión dentro de la comunidad y como  entorno pacífico y seguro para los niños y las niñas. 

El documental ha sido desarrollado por el equipo de Save the Children Ucrania, gracias al apoyo de la Dirección General de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la UE (ECHO)