Sudán del Súr, un año después

La situación de los niños se ha deteriorado significativamente y el futuro de toda una generación está en riesgo

16 Diciembre 2014

Hace un año el país más joven del mundo entró en conflicto. Para muchas familias en Sudán del Sur, la esperanza de que sus hijos pudieran crecer en paz se ha desvanecido. Actualmente hay pocas señales de que esta situación cambie. El estancamiento político continúa teniendo consecuencias humanas devastadoras.

Al principio la información era muy escasa. Pero a medida que fueron pasando los días, quedó claro que el motivo del conflicto, y de la muerte de más 10.000 personas, fue una disputa política entre el presidente y su suplente. Puede que nunca se sepa la cifra real.

Los niños pueden fácilmente sufrir daños, con trabajo infantil, matrimonio precoz, la violencia sexual y su reclutamiento para uso militar. Esta es una crisis de protección infantil. La situación de los niños se ha deteriorado significativamente y el futuro de toda una generación de niños en Sudán del Sur está en riesgo. En Save the Children hacemos una petición a todos los actores para que aumenten sus esfuerzos con el objetivo de garantizar la protección y el cuidado de los niños que han sido afectados por el conflicto. Existen graves violaciones de los derechos de los niños - secuestros, asesinatos y mutilaciones, violencia sexual, la negación de la asistencia, y los ataques contra escuelas y hospitales – y deben parar ya.

Los niños que han sobrevivido a la terrible violencia ahora están incluso en una situación de mayor riesgo. Más de la mitad de la población necesita ayuda.

El hambre y la desnutrición han aumentado, ya que se interrumpieron la siembra y el comercio. Ahora, se estima que 235.000 niños sufren de desnutrición aguda severa. La educación también se ha visto interrumpida ya que muchas de las 1.200 escuelas en los estados más afectados de Jonglei, Unidad y Alto Nilo están cerradas debido al conflicto; más de 400.000 niños han tenido que dejar de ir al colegio. Además del conflicto, ha habido un brote mortal de cólera, que se sumó a las condiciones insalubres que muchas personas se han visto obligadas a padecer. Hay una generación en juego. La falta de inversión y de respuesta inmediata, será más complicada y costosa a largo plazo.

Historias personales

Muchas personas han muerto ya en este conflicto. Hoy estamos recordando a los que murieron y rezamos para que Dios tome sus almas. Y para los que todavía estamos vivos, rezamos para que se abra la valla un día, y podamos salir de aquí a disfrutar de nuestra vida como los demás niños que están ahí fuera ".

Bor

Bor tiene 17 años y actualmente vive en lugar protección civil. Aún recuerda de la violencia con la que fueron obligados a salir de su casa.

Tuvimos que correr sobre cadáveres en medio de un intenso tiroteo. "

En los primeros meses tuvo pesadillas todas las noches. Él sabe que la única forma de que pueda volver a casa es que los líderes firmen la paz en Sudán del Sur y se detengan la violencia.

Cada aspecto de la vida de los niños se ha visto afectada.