Image
menores no acompañado en Melilla

Tres medidas por
la infancia migrante

  

La situación de las personas migrantes y refugiadas en Melilla durante la emergencia sanitaria de la Covid-19 ha sido y es preocupante. Junto a otras organizaciones, desde Save the Children pedimos al Gobierno que proteja a este colectivo vulnerable, especialmente a los niños, niñas y adolescentes.

Instamos al Ejecutivo y a las autoridades de Melilla a:
1.    Identificar en la ciudad autónoma espacios alternativos de acogida que cumplan con las recomendaciones de aislamiento, distanciamiento y salubridad del ministerio de Sanidad, para atender dignamente a quien lo necesita.
2.    Trasladar a centros de acogida de la península a los colectivos que más sufren el confinamiento en los espacios de acogida (sobreocupación y falta de recursos), como son las familias con menores a cargo.
3.    Decidir la solución temporal de acogida más oportuna para cada joven que ha cumplido 18 años, sin que prevalezca el criterio de edad para su permanencia o no en los centros de menores, y mientras se adoptan medidas más sostenibles y duraderas como el traslado a península.

En Melilla continuamos trabajando para garantizar la protección de los niños y niñas más vulnerables, es decir, los que viven y duermen en la calle y los tutelados por la ciudad autónoma. Hemos adaptado nuestra intervención local para informar y prevenir el contagio del coronavirus, así como para hacer seguimiento del ingreso de los menores en el sistema de protección. Además, hemos dotado al centro de menores La Purísima con cinco ordenadores portátiles y conectividad a internet para continuar con los programas de atención a la infancia de manera telemática.

 

LA EXTREMA VULNERABILIDAD DE LA INFANCIA Y LAS FAMILIAS MIGRANTES

En España hay más de 12.000 niños y niñas migrantes tutelados por la administración pública y en esta emergencia sanitaria no podemos olvidarnos de ellos. La falta de espacio en estos centros impide garantizar las medidas para la prevención del contagio propuestas por el Gobierno y puede generar estrés y malestar a los menores, así como desembocar en un incremento de tensión y conflictividad. Además, para los adolescentes a punto de cumplir la mayoría de edad, el abandono del centro de protección representa una situación de alto riesgo de vulnerabilidad en estos tiempos de emergencia sanitaria.

Por ello, desde Save the Children instamos a las administraciones estatales y autonómicas a que, en base a las competencias que les correspondan, garanticen la salud y el bienestar de la infancia y de las familias migrantes y refugiadas en esta crisis. Concretamente, pedimos garantizar el acceso al sistema sanitario a todas las personas, independientemente de su situación administrativa.

PROGRAMAS DE ATENCIÓN A LA INFANCIA MIGRANTE DURANTE LA EMERGENCIA

En Save the Children hemos adaptado y reforzado nuestros programas de atención a la infancia en movimiento en España para proteger los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes migrantes y refugiados durante la crisis por el coronavirus. Hemos decidido ampliar la franja horaria de nuestro servicio Helpline para atender durante más tiempo, de manera telefónica y online, a los menores migrantes sin referentes familiares y hemos abierto esta línea al personal de los centros de protección, proponiendo servicios de mediación, traducción y gestión de conflictos para los casos más graves. Nuestra organización es consciente de los retos y las dificultades que supone el confinamiento en estos espacios, y hemos ofrecido nuestro apoyo a las distintas instituciones para acompañar y ofrecer alternativas de gestión positiva.