“Un niño, un profesor, un libro y un lápiz pueden cambiar el mundo”, Malala Yousafzai

10 Diciembre 2014

Hoy ha tenido lugar la entrega del Premio Nobel de la Paz a Malala Yousafzai y Kailash Satyarthi. Este premio es un mensaje que nos invita a todos a actuar contra la violencia, la discriminación y la crueldad contra los niños, especialmente aquellos que están luchando por sus derechos. Sus voces son cruciales. Este premio Nobel sirve para que las voces de los niños pidiendo que se cumpla su derecho a aprender se escuchen en todo el mundo.

Ha sido un día histórico para los derechos de los niños. Para los millones de niños que viven en países en guerra y conflictos, que sufren ataques en sus escuelas, que ven negado su derecho a la educación, o sufren explotación y se ven forzados a trabajar. Malala, que se negó a ser oprimida por el extremismo y la discriminación, es una gran fuente de inspiración para todos los niños que desesperadamente quieren aprender, especialmente las niñas, y representa las voces de los miles de millones de niños que reclaman una educación de calidad. El otro ganador del premio, Kailash Satyarthi, es un activista de India de los derechos del niño, que luchar por los niños que son víctimas de abusos en trabajos peligrosos y trata.

Encuentro con niños en Oslo

Hoy Malala y Kailash Satyarthi han tenido un encuentro con niños noruegos en la Fiesta del Premio de la Paz de Save the Children en Oslo para llamar la atención sobre los ataques a la educación. Es una oportunidad para hacer actuar a quienes toman decisiones, para dar esperanza a los estudiantes y para reiterar nuestra condena a los ataques a la educación. 6000 niños han asistido a la fiesta para compartir sus experiencias y contestar a las preguntas de los niños.

La situación de la educación en el mundo y nuestro trabajo

  • Existen casi 58 millones de niños sin acceso a educación primaria a nivel global.
  • 28,5 millones no acuden a la escuela primaria en zonas de conflicto armado.
  • El 54% de las niños que no van a la escuela en el mundo son niñas.
  • Entre 2009 y 2013 se han documentado más de 9.500 ataques a la educación en 70 países.
  • 168 millones de niños trabajan en el mundo y 85 millones de ellos trabajan en condiciones perjudiciales.

En Save the Children sabemos la grave situación que existe en el mundo sobre el no cumplimiento del derecho a la educación para la infancia y por eso reclamamos a los gobiernos:

  • Todas las partes involucradas en conflictos armados tienen que parar ya los ataques a los niños y a su educación.
  • Que escuchen a las partes afectadas por conflictos armados y aseguren que la educación está incluida desde el inicio de la emergencia.
  • Que incrementen el nivel de aydua humanitaria para la educación y contribuyan a conseguir un mínimo de un 4% a nivel global.
  • Que asignen fondos para la educación en situaciones de guerra en sus compromisos y presupuestos, y garanticen que las políticas humanitarias y de desarrollo se integran con el fin de minimizar la brecha entre financiación humanitaria y la financiación para la educación.
  • Que protejan a todos los niños contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser perjudicial, o que interfiera en su educación, que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.
  • Que apoyen a las familias para que puedan crear entornos seguros y hogares con economías estables.