Zippy impulsa los programas de Save the Children gracias a la iniciativa #loveinabox

17 Febrero 2015

Zippy, marca de moda infantil de 0 a 14 años y puericultura, en su compromiso con el bienestar de la infancia, ha donado13.000 euros conseguidos gracias a su campaña #loveinabox. El acto de entrega tuvo lugar el pasado día 6 en uno de nuestros centros, en concreto el de Illescas (Toledo), y contó con la presencia de Antón Salgado, country manager de Zippy, e Ismael El-Mameh, coordinador de nuestros programas en Illescas.

A través de esta iniciativa, puesta en marcha durante la pasada Navidad, la marca quería transmitir también a los más pequeños la importancia de compartir con aquellos niños que viven una situación de riesgo. Con su llamada de atención ha conseguido reunir, gracias a la implicación de sus clientes, 7.000 kilos de juguetes, libros y material escolar en buen estado, que también se destinarán a los programas sociales de la entidad.

Para Zippy es esencial la promoción de actitudes solidarias entre los más pequeños. A través de #loveinabox, no sólo queríamos que los niños aprendiesen a compartir, sino que además pretendíamos contribuir a que muchos niños que atraviesan dificultades puedan disfrutar plenamente de sus derechos”

Antón Salgado

Este tipo de colaboraciones nos ayudan a continuar con nuestro trabajo diario para romper el ciclo de transmisión de la pobreza de padres a hijos.

Con los fondos recaudados, reforzaremos nuestra labor en Illescas, donde trabajamos para romper el ciclo de transmisión de la pobreza de padres a hijos a través de la educación. De este modo, unos 300 niños de entre 2 y 18 años y a sus familias se verán beneficiados de esta donación, que servirá para proporcionar apoyo educativo y psicológico y prevenir el fracaso escolar. Por su parte, el material recaudado se distribuirá entre los 50 centros de Save the Children en España. De este modo llegarán a los 5.000 niños a los que atiende de forma regular.

Una iniciativa que implicaba a toda la familia

La campaña #loveinabox se puso en marcha la Navidad para fomentar entre los más pequeños actitudes solidarias. Para participar simplemente era necesario adquirir una caja en uno de los más de 36 puntos de venta que Zippy tiene repartidos a lo largo de todo el país, depositar en su interior juguetes, libros o material escolar en buen estado y entregarla de nuevo en la tienda. Además, estas cajas tenían un precio simbólico (1,5 € y 1 €, según tamaño), y por cada una donaba 50 céntimos, consiguiendo reunir así la citada cifra de 13.000 € a través de la venta de 22.700 cajas.

Esta iniciativa, que contó con el apoyo de la modelo Martina Klein, se ha enmarcado dentro de la política de responsabilidad social corporativa de la compañía a nivel internacional, orientada a impulsar el desarrollo de las sociedades en las que está presente.