Image
Niño en campo de refugiados

apoya nuestro trabajo con la infancia refugiada

Hazte socio ahora. Elige tu cuota
Cantidad mensual

Podemos dar un kit de invierno a 4 niños.

Podemos dar un kit de invierno a 7 niños

Podemos dar un kit de invierno a 9 niños.

Cantidad puntual

Tus cuotas de socio tienen beneficios fiscales. Podrás desgravarte hasta un 80% de tu donación.

El frío llega a los campos de refugiados de Lesbos...

 

Colaborando con 14€ al mes podemos ofrecer un kit de invierno a 7 niños.

HAZTE SOCIO

Los campamentos de refugiados como el de Moria nos dan vergüenza: estos niños y niñas viven en condiciones inhuamanas. Necesitan con urgencia salir de ahí pero las necesidades hasta que eso pase se les acumulan. Han perdido lo poco que les quedaba en el incendio: su ropa y su tienda de campaña.

En el nuevo campamento, duermen al raso, comen una vez al día y no hay baños. Pasan hambre, no tienen acceso a agua y no hay médicos para atenderles en el campo.

Las fuertes lluvias de las últimas semanas ya han inundado partes del campo - y las tiendas de campaña - y el campo no está ni de lejos en condiciones para albergar a estos niños y niñas refugiados.

Con la llegada inminente de los duros meses de invierno, esto solo va a empeorar. También llegarán la bajada de temperaturas y el clima húmedo e invernal: esto afectará a la salud y el bienestar de estos niños, niñas y sus familias tanto en el campo como en países de origen de la infancia refugiada.

Colabora para cambiar su situación y apoya nuestro trabajo con la infancia refugiada.

Trabajamos en varios países de origen de los niños y niñas que terminan en campos de refugiados como los de Lesbos: en Afganistán, Jordania, Líbano, Irak, la República Democrática del Congo, Siria o Somalia.


Gracias a la solidaridad de miles de personas, actuamos tan pronto como surgen las primeras necesidades de los niños y las niñas que sufren la violencia de las guerras y continuamos haciéndolo en su proceso migratorio y su llegada a Europa.

Lo damos todo para garantizar su salud, nutrición, educación y protección.

Aunque los campamentos de personas refugiadas no sean lugares para la infancia, de igual forma es imprescindible que trabajemos en ellos, y lo hacemos, en los campos en los que trabajamos, distribuyendo comida, ropa y otros bienes esenciales. También repartimos láminas de plástico y madera para ayudar a las familias a mejorar sus casas.

Image

Nos negamos a que haya más campamentos de refugiados de la vergüenza como el de Moria. Por ello sumamos a todo nuestro trabajo de intervención directa con niños y niñas en situación de extrema vulnerabilidad la denuncia pública de sus circunstancias. La Unión Europea es responsable de la situación de desamparo de miles de familias migrantes y refugiadas.

Catalina Perazzo, Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia

Ayudamos a más de 133 millones de niñas y niños en más de 118 países