Image
reduccion_riesgo_desastres_savethechildren.jpg

REDUCCIÓN DE RIESGOS
DE DESASTRES NATURALES

 

 

 

Más de 200 millones de personas sufren cada año el golpe de los desastres naturales, que se han visto duplicados en las dos últimas décadas. Cada vez hay más sequías, ciclones, más tormentas y más inundaciones que cada vez golpean con más intensidad.

Las consecuencias de los desastres naturales no solo destrozan de manera inmediata la vida de las personas sino que, a largo plazo, favorecen el incremento de la pobreza de las comunidades y países más pobres y representan un obstáculo insalvable en el camino hacia el desarrollo.

Ayudamos a los niños y sus familias a reconstruir sus vidas durante y después del azote de un y desastre natural, pero para nosotros es una prioridad resolver la vulnerabilidad de la población frente al desastre y ayudarles a estar preparados antes de que suceda. Trabajamos con los niños, las escuelas, las comunidades locales y los gobiernos para lograr que se implementen planes de emergencia y que todos los conozcan para poder actuar a tiempo y de forma coordinada. Ayudamos a reducir los riesgos adaptando las comunidades con construcciones que minimicen el impacto de las inundaciones o establecemos refugios donde la población esté más protegida cuando se produce un terremoto. Frente a las potenciales sequías, promovemos entre los agricultores el cultivo de alimentos más resistentes a la falta de agua y realizamos transferencias de dinero y alimentos entre las familias más pobres para prevenir la inseguridad alimentaria.

Imaginar un desastre con figuras de LEGO

Un grupo de niños de Jaipur, India, se reúnen frente a un montón de piezas de LEGO. Cada uno empieza a montar su construcción, una casa, un coche, un edificio de siete plantas. Pero, ¿y si de repente una tormenta destrozase todo lo que habían construido? ¿Dónde se refugiarían si la tierra empezase a temblar?

En las actividades de reducción de riesgo en desastres, los niños y las niñas conocen como afectarían un desastre natural a sus comunidades, crean sus propios planes de emergencia, debaten sobre cuál sería la mejor manera de protegerse y explican qué necesitan para sentirse más protegidos.