Espacios seguros para la infancia

Una de nuestras primeras acciones al inicio de cualquier emergencia es levantar espacios seguros para los niños y las niñas. En una tienda de campaña de un campo de refugiados, en elpatio de un colegio o debajo de un árbol. Cualquier lugar es posible cuando de lo que se trata es de intentar que los niños recuperen un cierto estado de normalidad en medio del caos que un conflicto o un desastre natural ha supuesto en sus vidas.

Con el apoyo y la implicación de las familias y los miembros de la comunidad, en los espacios seguros ofrecemos a los niños la oportunidad para jugar, cantar, seguir recibiendo una educación cuando todavía no pueden volver a la escuela y, sobre todo, para compartir su experiencia con otros niños. En un lugar donde garantizamos su protección, en los espacios seguros también ofrecemos apoyo psicológico a los niños que lo necesitan, identificamos los casos que deben recibir una atención más específica y apoyamos a los padres para que durante esas horas, tengan más tiempo para recuperar sus vidas.

Shorouq y las heridas

Shorouq vivía en Siria cuando comenzó el conflicto. Una tarde, acompañaba a su madre y sus tres hermanas a una farmacia cuando de repente se encontraron en medio de un bombardeo. Su madre fue herida en un brazo, ella perdió una pierna, sus tres hermanas murieron.

Ahora vive refugiada en Jordania con sus padres. Allí acude a uno de nuestros espacios seguros donde disfruta de actividades que le ayudan a resolver el trauma interno que el conflicto ha dejado en su vida. Nadie devolverá a Shorouq todo lo que ha perdido, pero trabajamos para que pueda aprender a volver a disfrutar su presente y mirar hacia el futuro.