Seguro que has visto muchas cifras sobre refugiados. Posiblemente hayas visto que la ONU estimó que a finales de 2015 había 65,3 millones de personas refugiadas, solicitantes de asilo o desplazados internos. Puede que también hayas visto que, si toda la población desplazada a la fuerza formase un país, sería el 21º país más grande del mundoLos desplazados forzosos son la población que crece más rápidamente.

Los niños y las niñas que son obligados a abandonar su hogar se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. No solo por los peligros a los que se exponen, como la violencia o la trata, sino por la falta de oportunidades que tienen. Hay más de 3,5 millones de niños y niñas refugiadas que no pueden ir a la escuela, estamos hablando de la mitad de niños refugiados. Según las estadísticas, los niños refugiados tienen una probabilidad cinco veces menor de asistir al colegio que el resto de niños. En porcentaje, el 50% de los que están en educación primaria, y el 75% de aquellos en educación secundaria se encuentran completamente fuera del sistema educativo, con todo lo que esto conlleva.

Estas duras estadísticas hablan de un futuro desesperanzador. ¿Cómo podemos vivir en un mundo que ha hecho tantos grandes avances en las últimas décadas y, sin embargo, deja cada vez a más gente - en este caso los niños refugiados- atrás? Los niños refugiados no son solo refugiados. Son grandes fotógrafos, artistas, ingenieros, jugadores de fútbol y cantantes. Su situación no debe condicionar su futuro. Ellos tienen derechos y deben ser respetados.

Nosotros vamos a llegar hasta el último niño, no vamos a permitir que nadie les dé la espalda. Pero todo esto no podemos hacerlo solos, necesitamos tu apoyo. Te pedimos que te unas a nosotros y nos ayudes a que los olvidados estén cada vez más presentes.

Ayúdanos a llegar hasta el último niño refugiado

QUIERO AYUDAR