Save the Children pide al Gobierno que la futura ley de trata tenga un enfoque de infancia ante el aumento de víctimas menores de edad

La organización ha puesto en marcha un proyecto europeo junto a Francia e Italia para detectar casos de trata en Irún, y en otras zonas fronterizas europeas. Ayer y hoy se reúnen las organizaciones que participan en el proyecto para buscar soluciones a un problema que afectó en nuestro país a 26 niños y niñas en el 2022, aunque podrían ser más.  

Materiales para medios: entrevista a jóvenes migrantes y fotografías.

Save the Children

Madrid/Irún, 14 de marzo. 26 niños y niñas fueron identificados por fuerzas policiales como víctimas de trata en España, y, en total, incluidos los adultos, 1.180 personas fueron víctimas de trata y explotación de seres humanos – el 53% eran mujeres y el 47% fueron hombres, principalmente de Colombia en el ámbito sexual y de Marruecos en el ámbito laboral-. Así, en un año, el número de víctimas de trata ha aumentado un 31%, y, en el caso de los menores de edad, se ha incrementado un 160%, pasando de 10 a 26 las identificadas.  

“Nos preocupa que el aumento de llegadas de niños y niñas migrantes que estamos viviendo en los últimos meses, se traduzca también en mayores riesgos para la infancia migrante al caer en posibles redes de trata”, detalla la especialista de migraciones, Jennifer Zuppiroli,  de Save the Children. La organización recuerda que podrían ser más los casos de los niños y niñas que se encuentran en esta situación pero que no han sido identificados.  

Save the Children ha detectado que Irún lleva varios años convertida en una ciudad de tránsito para los cientos de migrantes que pasan la frontera hacia Francia y que está pasando de manera inadvertida cuando se analiza el fenómeno migratorio en España. “Se suele poner el foco en las ciudades o Comunidades fronterizas, pero es necesario, además, que nos fijemos en las ciudades de paso, como en Irún, porque es aquí donde se pueden producir situaciones de trata y se vulneren los derechos de la infancia migrante”, ha recalcado Zuppiroli.   

Alrededor del 90% de los migrantes que se mueven por Irún han entrado a España por Canarias. Su objetivo es llegar a Francia, aunque a veces tarden más de lo habitual (24 a 72 horas) en cruzar la frontera por los controles fronterizos franceses. “Esto era lo habitual en los últimos años. Ahora estamos viendo cómo, al reducirse el control policial en la frontera, pasan menos tiempo en Irún. En algunos casos, el mismo día que llegan a la ciudad vasca pasan directamente a Francia”, explica Zuppiroli.  

En estos primeros meses de 2024, se ha vuelto a recibir un gran número de migrantes en la ciudad vasca: en torno a 70 y 80 personas son atendidas al día por el centro de Hilanderas, el espacio para personas migrantes en tránsito. Esta situación coincide con un alto número de llegadas a Canarias en los primeros meses. En enero, 11.704 personas llegaron a las islas, mientras que en el mismo mes del 2023 el número fue de 1.602.  

El equipo de Save the Children ha identificado casos de menores de edad en la frontera, aunque ellos mismos, en su llegada a España, han declarado ser mayores de edad. “Es una situación complicada: muchos de estos niños deciden autodeclararse mayores de edad porque piensan que podrán viajar a la península, no quedarse en el sistema de protección español, y continuar con su viaje migratorio, que suele ser Francia”, señala la experta.  Todos los territorios fronterizos son contexto fértil para que se den situaciones de explotación o trata, debido a la vulnerabilidad de los migrantes frente a personas que pueden querer aprovecharse y lucrarse.  

Un proyecto europeo para detectar la trata  

Save the Children, en este contexto, ha puesto en marcha junto a otras 6 ONG europeas el proyecto Detección Temprana y Protección de Víctimas de Trata en Contextos de Frontera para proteger y detectar casos de trata de niños, niñas, jóvenes y mujeres menores de 30 años. 

El proyecto se desarrolla en las fronteras de España (Irún), Francia (Provence-Alpes-Côte d’Azur, París y Nimes) e Italia (Ventimiglia). “Niños y niñas de corta edad llegan a territorio español no acompañados, o, en algunos casos, acompañados por adultos que dicen ser sus padres. Y es aquí donde los esfuerzos que se realizan no son suficientes para comprobar una posible situación de trata. La situación es especialmente delicada en aquellas zonas de paso como es Irún (País Vasco). Cada vez que llegue a España un niño o una niña, debe valorarse su interés superior y  investigarse adecuadamente indicios de riesgo que pueda presentar y adoptarse medidas de protección eficaces. Además es necesario evitar situaciones de vulnerabilidad socioeconómica una vez los chicos cumplen la mayoría de edad y deben abandonar el sistema de protección”, añade Zuppiroli.  

Este proyecto, que comenzó a finales del pasado año, ha contactado con 303 personas en tránsito, siendo Francia el país con más migrantes registrados. Tanto en Italia como en Francia, la mayoría son mujeres, y, en cambio, en Irún, han sido jóvenes varones. En la ciudad vasca, el gran porcentaje de estos chavales son originarios de Guinea, seguido de Mali, Guinea Bissau y de Senegal. Ayer y hoy, estas organizaciones se han reunido para buscar soluciones a este problema global. 

Es urgente una ley de trata con enfoque de infancia 

Save the Children ha recordado que en los dos últimos años, según datos del Ministerio de Interior, 819 niños y niñas migrantes desaparecieron de los centros de protección sin que se conociera su paradero, y subraya que hay investigaciones que prueban como existen redes de explotación y trata en Europa que se benefician de su alta vulnerabilidad.  

El gobierno anunció el pasado viernes que la ley de trata se tramitará en esta legislatura, pero Save the Children pide que cuente con un enfoque de infancia.  “La aprobación de la comprometida Ley Integral contra la Trata sentaría las bases para un marco de intervención mínimo común en todo el territorio, de manera que la protección del niño o la niña no dependa de la Comunidad en que esté”, concluye la especialista de migraciones de Save the Children.  

En concreto, la organización reclama que la ley incluya medidas específicas de información y asesoramiento para las víctimas de trata de menores de edad tuteladas por las entidades públicas, un procedimiento de identificación específico para niños y niñas y acciones formativas específicas para los sistemas de protección a la infancia en materia de detección e intervención con dichas víctimas.