Siete años de guerra en Yemen: Save the Children asegura que el 60 % de los niños y niñas conocen a alguien que ha resultado herido

 

Informe No Place is Safe (No hay lugar seguro): https://bit.ly/3iw5otp 
Materiales audiovisuales para medios
- Isaac, 14 años, sufrió un disparo en la pierna por un francotirador mientras jugaba al fútbol en su colegio: https://bit.ly/36qa6GL 
- Saeed, de 69 años, perdió a sus cinco hijos e hijas en un ataque aéreo y ahora es responsable de todos sus nietos y nietas: https://bit.ly/3uoM9HJ 

Yemen, escuelas destrozadas que sirven de lienzo

 

Saná, 25 de marzo de 2022. Hasta el 60% de los niños y las niñas en Yemen conocen a alguien que ha resultado herido durante el conflicto que vive el país y una cuarta parte tiene un familiar herido. Son datos del último informe de Save the Children, No Place is Safe (No hay lugar seguro), lanzado en el contexto de los sietes años de guerra en el país, que se cumplen mañana. 

Este informe, para el que se realizó una encuesta a 400 niños y niñas de ocho de las 21 regiones de Yemen, es un claro recordatorio de que la infancia y sus familias están pagando el precio más alto por esta guerra brutal, según Save the Children.

La investigación también revela que casi el 80 % de los niños y las niñas están constantemente preocupados por su seguridad y la de sus familiares y amistades, y la mayoría asegura que le tomaba mucho tiempo procesar cualquier tipo de conmoción o estrés. Más del 70% de los niños y las niñas cuentan que su escuela ha sido atacada al menos una vez, y casi la mitad informó de que su centro de salud local había sido atacado en al menos una ocasión en los últimos siete años.

Isaac es un niño de 14 años del suroeste de Yemen al que un francotirador disparó mientras jugaba al fútbol en la escuela. “Supuse que el francotirador me perdonaría cuando vio que simplemente estaba recogiendo el balón. No suele dispararnos, pero esta vez lo hizo. Me disparó en la pierna”, cuenta. “Incidentes como este hacen que mis amigos y yo nos sintamos inseguros en la escuela. No son solo los francotiradores, sino también los ataques aéreos y los bombardeos. La escuela definitivamente ya no es segura”, añade.

Según Rama Hansraj, directora de Save the Children en Yemen, “durante los últimos siete años, hemos visto cómo un conflicto implacable está ocasionando en los niños y las niñas unas consecuencias que se extienden más allá del hambre y la enfermedad”. 

La organización tiene constancia de cientos de casos en los que la infancia ha sufrido directamente los efectos de la guerra: niños y niñas han sido atacados mientras jugaban al fútbol, estando sentados en sus pupitres escolares, en sus camas en los hospitales, en sus casas y en el mercado… Están siendo asesinados por miles, mutilados, desplazados y traumatizados y la mayoría de ellos ahora vive con miedo y ansiedad constantes.

En un lugar donde los patios de las escuelas están en la línea de fuego de los francotiradores y las zonas de recreo se convierten en cementerios, los niños y las niñas se están retirando lentamente del espacio público y no pueden jugar al aire libre ni relacionarse con sus compañeros y compañeras. Save the Children afirma que esta situación está socavando su capacidad para desarrollar su personalidad y los está privando del mecanismo principal para hacer frente al estrés. 

“Este no es un lugar para un niño, y tal vez ni siquiera para una persona adulta. Esta lucha prolongada en Yemen está convirtiendo al país en un infierno en la tierra para la infancia, y el hecho que lo empeora aún más es que durante los últimos siete años el mundo ha optado por hacer la vista gorda y mirar hacia otro lado. Esto debe cambiar y la comunidad internacional tiene que unirse y poner fin a este sufrimiento innecesario, de una vez por todas”, concluye Hansraj.

SOBRE SAVE THE CHILDREN EN YEMEN Y SU NUEVO INFORME

La organización lleva trabajando en Yemen desde 1963, implementando programas en educación, protección infantil, salud y nutrición, agua y saneamiento y respuesta a emergencias en la mayor parte del país.

El nuevo informe de Save the Children explora el impacto de siete años de conflicto en los niños y las niñas y revela que las familias están perdiendo su capacidad de resistir, con alrededor de la mitad de los niños y niñas en todo el país luchando por procesar su angustia mental.

La recopilación de datos tuvo lugar en diciembre de 2021 y abarcó ocho de las 21 gobernaciones de Yemen. También incluyó una muestra de 400 niños y niñas, 100 padres y madres y 40 personas de ámbitos clave para la infancia, como maestros y maestras, personal de atención médica y trabajadores y trabajadoras humanitarios.