Niños bajo cartones

La situación de los Menores Extranjeros No Acompañados en la Comunidad de Madrid

07 Noviembre 2016

Un parque en el barrio de Hortaleza (Madrid) donde los niños solo deberían estar jugando durante las tardes ha pasado a tener otra función para un grupo de niños extranjeros. Con cartones y mantas, estos chicos han elegido este parque como “lugar de residencia”, en condiciones que no son aceptables para ningún ser humano, mucho menos para un niño. Este mismo parque se encuentra apenas a veinte metros del centro de protección que debería acogerles, al que los niños no quieren ir porque aseguran que el sistema no les protege, les discrimina por ser extranjeros y no les proporciona los cuidados que debería.

A través del trabajo y el contacto directo, tanto Fundación Raíces como nosotros, hemos tenido conocimiento de esta situación que calificamos de inaceptable. La Comunidad de Madrid, que no está cumpliendo con su obligación de protegerles y de garantizar sus derechos, ha hecho que estos niños se sientan más seguros malviviendo en un parque que dentro de su centro de acogida. Su relato deja claro que viven en unas condiciones muy perjudiciales para cualquier menor de edad, lo que supone una clara vulneración de la Convención de los Derechos del Niño.  

Los niños no quieren ir al centro de protección ante las situaciones de abuso que nos han relatado. En estos centros, se ven sometidos como castigo a condiciones de aislamiento y a agresiones. Son niños pequeños, muchos no llegan a los 14 años, y ven vulnerados sus derechos de manera constante en el sistema que debería protegerles; y ante dichas vulneraciones, los mecanismos de garantía y protección de derechos de nuestro Estado no están funcionando. Cuando se quejan, no son escuchados por nadie dentro de las instituciones, ni se activan los protocolos pertinentes para protegerlos. 

Por eso instamos de manera urgente al Gobierno regional de Madrid, como responsable de la protección de los niños en la Comunidad de Madrid:

  • Que garantice la protección y no discriminación de todos los menores extranjeros no acompañados que se encuentran en su territorio. Lo que implica:
  • Poner en marcha un proyecto de intervención especializado para trabajar de manera integral con los niños que se encuentren en la calle, prestando especial atención a las situaciones de consumo activo de sustancias tóxicas. 
  • Suspender el programa de “Programa de Seguimiento Externo”,  para menores de edad y se sustituya inmediatamente por pisos tutelados.
  • Abrir una investigación para esclarecer los casos de agresiones por parte de trabajadores de los centros.
  • Garantizar mecanismos de denuncia accesibles para los niños ante situaciones de violencia.
  • Garantizar proyectos educativos individuales a todos los niños, de forma que les permita recibir una educación y formación desde el primer momento.
  • Asumir la tutela inmediata de todos los menores extranjeros no acompañados que se encuentren en la Comunidad de Madrid, independientemente si previamente han pasado por otra Comunidad Autónoma.

A la Fiscalía, que en su labor de defensa de los derechos de los menores:

  • Tome medidas de protección urgente con respecto a los niños que se encuentren en la calle.
  • Tome medias de protección urgentes con respecto a los menores que han relatado haber sufrido agresiones en el Centro Isabel Clara Eugenia, como es el traslado del centro a otro recurso residencial de la CAM y haga un seguimiento individualizado de cada uno de ellos, sobre todo en lo concerniente a su bienestar mental y emocional.
  • Que investigue los hechos ocurridos y supervise tanto las condiciones en las que viven los menores en el centro como a los profesionales que trabajan en el mismo, para evitar que esta situación se repita y afecte a otros niños.
  • Que haga un seguimiento más personalizado y exhaustivo de los menores no acompañados en la Comunidad de Madrid para garantizar su bienestar.

A la Asamblea de Madrid:

  • Que ponga en marcha una subcomisión de estudio sobre la situación de los menores extranjeros no acompañados en la Comunidad de Madrid.