Posicionamiento sobre el resultado de la Conferencia Sectorial de inmigración

07 Agosto 2018

A raíz de la reunión de la Conferencia Sectorial sobre Inmigración que se celebró el martes 6 de agosto en Madrid, desde Save the Children hacemos la siguiente valoración:

  • Compartimos el planteamiento de la Conferencia para la gestión de las migraciones distinguiendo entre las medidas a adoptar a corto, medio y largo plazo, que evidencia que los flujos migratorios son un fenómeno previsible y programable.
     
  • Sin embargo, lamentamos que precisamente falten medidas actuables en el corto plazo para dar respuesta a las situaciones de riesgo y de desprotección que se están dando ahora en las Comunidades y Ciudades Autónomas que representan los puntos de entrada de población migrante y refugiada a España.
     
  • No se ha adoptado ninguna medida que concierne a un colectivo en situación tan vulnerable como son los niños niñas y adolescentes que llegan a nuestras costas sin el acompañamiento de un adulto y que en este momento debería de representar una prioridad para todos los actores implicados.
     
  • Aunque sean las Comunidades Autónomas quienes tienen la competencia en materia de acogida y protección de menores, es el Estado quien ha ratificado obligaciones y convenios europeos e internacionales en materia de protección de la infancia, por lo que debería ser quien vele por su complimiento. Debería existir una fórmula de obligado cumplimiento para el reparto de los menores entre las Comunidades Autónomas, que asegure que ninguna circunstancia pueda exponer a riesgo o desprotección a los niños, niñas y adolescentes que llegan solos nuestro país.
     
  • Dicha fórmula debería establecer criterios para el traslado de los menores y estándares mínimos de calidad para que no existan ni se toleren situaciones de saturación de los recursos de las Comunidades y Ciudades Autónomas de entrada al país que generan brechas en la protección que proporcionamos a los menores tutelados. Cualquier solución que se tome, deberá de reflejar siempre el interés superior de cada menor.
     
  • Consideramos que no es una cuestión de “solidaridad” entre actores territoriales, sino de asunción de responsabilidades y de respeto de los compromisos que como Estado hemos asumido frente a todo niño, niña o adolescente.
     
  • Debería existir un enfoque más integral en la gestión de las migraciones: no puede haber respuesta a nivel europeo si antes no aseguramos una asunción compartida a nivel español.