Reclamamos un plan de reubicación de los menores no acompañados de Andalucía, Ceuta y Melilla

18 Diciembre 2017

Hoy se celebra el Día Internacional del Migrante y en Save the Children tenemos que denunciar que España sigue sin contar con un plan de reubicación de los menores extranjeros no acompañados (MENA) que residen en Andalucía, Ceuta y Melilla al resto del territorio nacional.

Según la última memoria de la Fiscalía General del Estado, en 2016 estaban protegidos por las diferentes autonomías 3.997 MENA, de los cuales 1.072 se encontraban en Andalucía, 999 en Melilla y 246 en Ceuta, lo que supone más del 50% del total. Los recursos de acogida de estos enclaves se encuentran sobreocupados e incluso hay menores durmiendo en la calle, fuera del sistema de protección. En el caso de las ciudades autónomas, las oportunidades de inclusión son limitadas en territorios tan reducidos, por lo que hay niños que prefieren pasar como adultos para así llegar a la península y continuar su proceso migratorio.

Un sistema de protección saturado

Además, el año 2017 ha marcado un punto de inflexión en las costas andaluzas respecto a las llegadas de menores extranjeros no acompañados. Después de unos años en los que el número de llegadas se había mantenido estable, en este 2017 el número de menores extranjeros atendidos por la Junta de Andalucía se ha incrementado en un 240% respecto al año 2016. En total, más de 2.000 niños migrantes que han hecho el viaje solos han pasado este año por el sistema de protección de la Junta de Andalucía, que no está preparado para acoger a tantos menores en tan poco tiempo.

La situación de los centros de protección de la Junta de Andalucía es preocupante debido a la saturación de los mismos, que se muestran incapaces de atender a los menores bajo su tutela con las condiciones que exige la ley. Por eso pedimos las administraciones implicadas una clara voluntad política para garantizar una inclusión efectiva a estos niños y niñas que llegan a nuestro país y su reubicación a otras comunidades autónomas.

Es necesario un plan de reubicación

Es fundamental tener un plan de reubicación para proteger a los menores frente a la explotación por parte de las redes de trata que puedan operar en sus entornos. El traslado se ha revelado como una buena herramienta para evitar que los menores en situación vulnerable caigan en manos de las redes, así como para cortar los hilos que las unen a sus tratantes.

El Comité de Derechos del Niño ya se ha dirigido a España, ha llamado la atención sobre el incumplimiento de sus obligaciones internacionales respecto a los menores extranjeros no acompañados. Es el momento de poner fin a esta situación.