Image
fiscal_jefe_menores.jpg

Pedimos al Fiscal de Sala Coordinador de Menores cambios para proteger a los niños más vulnerables

En España se vulneran los derechos de miles de niños cada día. Aunque a menudo pasen desapercibidos para la mayoría de las personas, hay niñas que son explotadas sexualmente, hay niños que sufren violencia dentro y fuera de sus familias y hay miles de niños migrantes que llegan solos a territorio español sin nadie que les acompañe.

Nos parece intolerable y no descansaremos mientras sigan produciéndose estas vulneraciones de derechos. Somos altavoz de estos niños y para ello nos hemos reunido con el Fiscal de Sala Coordinador de Menores, J. Javier Huete Nogueras, para transmitirle nuestras exigencias y preocupaciones:

  • Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son la puerta de acceso a España del mayor número de menores con necesidades de protección internacional. Nuestro trabajo en Melilla nos permite afirmar que esta ciudad autónoma es el enclave donde el sistema de protección falla con más gravedad, ya que los criterios de extranjería están primando sobre los derechos de los niños.
  • Queremos que se tomen medidas para proteger a los hijos de las mujeres víctimas de trata sin necesidad de separarlos de sus madres, buscando soluciones que no supongan mayor sufrimiento del que ya les rodea.
  • España carece de una Ley de medidas integrales que proteja a los niños ante todas las formas de violencia. Le hemos transmitido al fiscal nuestro interés en generar un espacio de reflexión en el ámbito de justica sobre los cambios que serían necesarios para responder adecuadamente ante situaciones de violencia.

Gran parte de nuestro trabajo consiste en analizar la realidad y ver cómo afecta a la infancia, para decidir qué queremos cambiar y qué propuestas de cambio queremos lanzar; identificamos los representantes institucionales y sociales a los que queremos lanzar la propuesta; decidimos cómo lo vamos a hacer y finalmente, lo ponemos en práctica. No nos cansaremos de presionar para conseguir cambios efectivos para los niños más vulnerables.