Hasta la última niña

Libres para vivir, libres para aprender, libres de peligro

10 Octubre 2016

No quiero ser recordada como la niña a la que dispararon. Quiero que me recuerden como la niña que se levantó."

Malala Yousafzai

Si el mundo quiere cumplir con su compromiso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de no dejar a nadie atrás, tenemos que luchar contra la exclusión y la discriminación que deja atrás a muchos grupos de niños y niñas. Por eso, y con el objetivo de analizar y visibilizar la situación de las niñas, en Save the Children publicamos el informe "Hasta la última niña: Libres para vivir, libres para aprender, libres de peligro". Son muchas las barreras que tienen que atravesar las niñas, algunas de las más importantes arrojan datos a la luz que muchos preferirían no tener que ver.

Matrimonio infantil

Cada siete segundos una niña menor de 15 años contrae matrimonio. De las mujeres que habitan hoy el mundo, más de 700 millones se han casado antes de los 18 años y una de cada tres de esas mujeres se casaron antes de la edad 15. El matrimonio infantil pone en marcha un ciclo de marginación que niega a las niñas sus derechos más básicos, como la educación o la propia libertad. Las niñas que contraen matrimonio a una edad demasiado temprana generalmente no pueden ir al colegio y quedan más expuestas a situaciones de violencia doméstica, abusos y violaciones. Se quedan embarazadas y corren riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y VIH. Además, dan a luz cuando sus cuerpos no están completamente desarrollados para ello, lo que puede tener graves consecuencias para su salud y la del bebé.

Violencia de género

Se estima que 30 millones de niñas corren el riesgo de ser víctimas de una mutilación genital femenina en la próxima década. Las adolescentes son más propensas a sufrir actos violentos como la violencia sexual que los chicos. De hecho 2,6 mil millones de niñas y mujeres viven en países donde la violación dentro del matrimonio no está tipificado como un delito. La violencia física, sexual y psicológica por motivos de género pueden tener lugar en el hogar, en las escuelas o dentro de las comunidades. Este tipo de violencia tiene sus raíces en la discriminación y la exclusión.

Acceso a sistemas sanitarios

La mortalidad materna es la segunda causa principal de muerte en las adolescentes de 15 a 19 años de edad (después del suicidio). Cada año, 2,5 millones de niñas menores de 16 años dan a luz. Una situación que puede ser especialmente peligrosa si no se cuenta con un sistema sanitario que asegure el bienestar de la menor. Se estima que 70.000 adolescentes mueren cada año debido a complicaciones durante el embarazo o en el parto.

Exclusión económica

Cuando los recursos del hogar son limitados, las normas sociales en muchos lugares dictan que se debe dar prioridad a los niños, dejando a las niñas con menos oportunidades para continuar con su educación o con mayor dificultad para cubrir necesidades básicas como la alimentación. Muchas niñas ni van a la escuela ni tienen un trabajo remunerado.

Brecha educativa

A nivel mundial, 62 millones de niñas no van a la escuela. En los países donde el nivel de educación promedio es bajo, las mujeres y las niñas más pobres son las que se encuentran en una situación peor. Las niñas se enfrentan a mayores barreras para recibir una formación, tanto en la familia como en la propia escuela, como la dificultad para pagar la matrícula, que las familias prioricen la educación de los varones sobre las niñas o escuelas inseguras donde las niñas puedan ser objeto de violencia o acoso sexual.

Situación de conflicto

Las mujeres y las niñas son mucho más vulnerables en situación de conflicto o los desastre natural. Por ejemplo, como resultado de los "mecanismos negativos de supervivencia", como el matrimonio infantil, durante el brote de Ébola en Sierra Leona, hubo un fuerte aumento de los embarazos en la adolescencia: se calcula que más de 14.000 adolescentes que quedaron embarazadas durante el brote. Una de cada cuatro adolescentes refugiadas sirias es obligada a casarse.

Trata con fines de explotación sexual

Niñas que, en busca de una vida mejor, acaban siendo engañadas y empujadas a realizar trabajos forzados o con fines de explotación sexual. De los 21 millones de víctimas del trabajo forzoso en todo el mundo, poco más de un cuarto (26%) son niños. Las niñas se ven mucho más afectadas afectadas, sobre todo por la explotación sexual forzada.

 

Índice de oportunidades para las niñas

Todas estas barreras son las que las niñas tienen que estar intentando eliminar día a día en sus países, porque la situación no es igual en todos los lugares del mundo. Por eso hemos establecido un índice de 144 países, clasificados de mejor a peor según la situación de las niñas, basado en las tasas de matrimonio infantil, educación, embarazo adolescente, mortalidad materna y el número de mujeres parlamentarias de cada país.

Entre los países peor clasificados del índice se encuentran Níger, Chad, República Centroafricana, Mali y Somalia, que tienen altas tasas de matrimonio infantil, embarazo adolescente o mortalidad materna. Entre los países mejor clasificados se encuentran Suecia, Finlandia, Noruega, Países Bajos y Bélgica.

España se encuentra en la posición número 11 del índice, por detrás de Italia y por encima de Alemania. Nuestro país apenas cuenta con casos de matrimonio infantil, tiene una tasa de embarazo adolescente de 9 casos por cada mil y de mortalidad materna de 5 casos por cada 100.000; hay un 43% de mujeres ocupando escaños en el Parlamento y el 85,4% de las niñas completan la educación secundaria básica.

El informe sitúa el matrimonio infantil como una de las principales amenazas para la educación, la salud y la seguridad de la infancia en todo el mundo. Niñas de tan solo 9 o diez años son obligadas a casarse con hombres, con frecuencia, mucho mayores, en países como Afganistán, Yemen, India o Somalia. 

Me dieron a un marido a los 12 años. Yo no quería casarme a esa edad, pero mi padre me dijo que nadie iba a cuidar de mi ahora que mi madre ya no estaba. No estaba contenta, no hacía más que llorar. No podía acostumbrarme al matrimonio."

Tamrea* ,17 años. Etiopía

Cuando se quedó embarazada su marido la abandonó. Tuvo que dar a luz a su bebé en casa, pese a que fue a un centro de salud durante el embarazo, no pudo volver. Estuvo 6 días de parto.

Cuando miro atrás tengo sentimientos encontrados. Me siento triste, pero después de todo lo que he sufrido, miro a mi bebé y me alegro. Siento ira. Cuando escucho que alguien se va a casar les intento aconsejar. No quiero que nadie pase por lo que yo he pasado. Si una niña va a la escuela tendrá una vida mejor."

Tamrea* ,17 años. Etiopía

El informe arroja revela, entre otras cosas, que:

  • En los contextos de conflicto las niñas se ven mucho más afectadas, dado que sus familias consienten sus matrimonios por seguridad o como una forma de hacer frente a la situación.
  • Las niñas que provienen de familias en situación de pobreza tienen más probabilidades de contraer matrimonio a una edad más temprana que las de los hogares más ricos. En Nigeria, el 40% de las niñas en mayor situación de pobreza contraen matrimonio antes de cumplir los 15 años, en comparación con el 3 % de las niñas de familias más acomodadas.
  • India tiene el mayor número de matrimonios infantiles, en parte debido al gran tamaño de su población, donde el 47 % de las niñas, es decir 24,6 millones se casan antes de cumplir los 18 años.

Descárgate el informe en PDF en Inglés

Descargar

Descárgate el Índice de Oportunidades para las niñas en PDF en Castellano

Descargar