Poniendo a los niños en primer lugar

15 Septiembre 2016

En los últimos años hemos asistido a un espectacular aumento en la cifra de refugiados y migrantes que llegan a Europa, la gran mayoría procedentes de Siria, Afganistán e Irak. Casi un tercio de ellos tienen menos de 18 años. Miles han llegado a través de países vecinos, como Jordania y Líbano, donde los refugiados representan, respectivamente, el 20% y el 30% de la población.

La proporción de niños y niñas entre las personas que acceden a Europa está aumentando. Entre enero y mediados de julio de 2016, alrededor de 241.000 personas llegaron a Europa por mar y el 31% eran niños. En 2015, 1.248.365 personas solicitaron asilo en la Unión Europea (UE) y el 29% eran niños. Casi 90.000 de éstos eran niños no acompañados, y más de la mitad procedía de Afganistán. Esto significa que se han cuadriplicado las cifras de 2013. En Italia, el 56,6% de los niños que solicitan asilo son menores no acompañados.  

Casi todos los niños han utilizado rutas peligrosas e ilegales para llegar a Europa: la mayoría ha cruzado el Mediterráneo en pequeños botes, sobre todo desde Turquía a Grecia, o desde el norte de África a Italia. Entre el 1 de enero y el 15 de junio de 2016, 137 niños y niñas perdieron la vida en la travesía. Muchos han viajado solos, sin sus familias, y se han enfrentado a las extorsiones de los traficantes, al abuso y la explotación sexual, la violencia o la trata.

Aunque Europa ha sido un líder mundial en materia de derechos de los niños, existe una preocupación creciente porque tanto la UE como los países europeos anteponen cada vez más las restricciones sobre inmigración a su deber de proteger a los niños. Los niños en movimiento tienen necesidades y vulnerabilidades específicas que han de ser reconocidas y abordadas por cualquier nueva política que UE pueda concebir.

Basándonos en nuestra experiencia de trabajo sobre el terreno, hemos identificado ciertos asuntos clave que han de ser abordados con urgencia por parte de la UE y sus Estados miembros para asegurar una mejor gestión de los flujos migratorios mixtos para los niños y sus familias.

Todos los niños y niñas en situación de movilidad, incluyendo los migrantes económicos y los desplazados ambientales, requieren respuestas centradas en la infancia para su protección y apoyo, que sean coherentes y estén coordinadas tanto dentro de los países como entre países.

El informe Poniendo a los niños en primer lugar aspira a preparar el camino hacia una estrategia integral de la UE en respuesta a la crisis de refugiados y migrantes que ponga a los niños y niñas en primer lugar.

Descargar el informe en PDF